Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Los mocos

mocos. Niño con la boca abierta¿Para qué sirven los mocos?

Con esta controvertida portada iniciamos el día en la vida cotidiana. Los mocos o mucosidades existen, a veces nos molestan y es una palabra que cuando la oímos nos produce risa. Pero como todo mecanismo del cuerpo humano tiene un cómo y un por qué, los mocos contribuye de manera importante en la actividad diaria del hombre. Veamos por qué.

¿Qué son los mocos o la mucosidad?

Para empezar, el moco es una sustancia viscosa que producimos tanto animales (un caracol, por ejemplo) como plantas (algas). Es un coloide de sustancias. Esto quiere decir que convive en una mezcla compuestos sólidos y compuestos líquidos que, en este caso, le otorgan la viscosidad oportuna. Esta viscosidad varía por ejemplo cuando estamos enfermos, debido a que este coloide de los mocos alberga mayor porcentaje de partículas sólidas que líquidas.

mocosLos mocos, en esa mezcla coloidal, tienen muramidasa (lisozimas) , anticuerpos (inmunoglobulinas), glicoproteínas (moléculas con proteínas) y proteoglicanos (actúan como moduladores de señales). Esa palabra tan rara conocida como muramidasa es una enzima que daña las células bacterianas y que también está presente en la saliva o en las lágrimas.

 Como ya comentamos en la entrada donde hablábamos del mecanismo del estornudo, los mocos, por su propiedad viscosa retienen partículas nocivas para las vías respiratorias y actúa como un filtro. Por eso cuando estamos enfermos la producción de mocos se activa, para intentar atrapar más partículas o bacterias, llegando a ser incómodo para nuestra actividad cotidiana.

¿Quíen o qué produce los mocos?

Las membranas mucosas. Esta membrana está formada por epitelio (varias capas de células unidas entre sí) y tejido conjuntivo, y las tenemos por todos lados en nuestro cuerpo: traquea, bronquios, esófago, estómago, etc. La producción de mocos o mucosidad está regulada por  el cuerpo y ayuda a evitar la deshidratación en algunos órganos (pulmones), lubricante del sistema reproductivo y un largo etcétera. ¡Vaya, pues sí que tenía funciones los mocos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *