Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Los peligros del agua embotellada

By on 20 Marzo, 2013

agua embotellada. Peligros¿Es peligroso rellenar las botellas de agua continuamente?

Comprar agua embotellada es un hecho común en cualquier familia, dado que en algunas zonas de España, la calidad del agua (en cuanto a sabor) deja mucho que desear. El problema radica cuando tenemos 2 o 3 botellas que rellenamos de forma continua con garrafas de 5 litros. ¿Lo hacemos bien o no?

Las botellas de agua lo dejan bastante claro en sus etiquetas. No se deben rellenar las botellas de agua. ¿Por qué?

no rellenar. Agua embotellada no rellenar agua embotellada

El agua embotellada que normalmente consumimos es de plástico. Las botellas de vidrio suelen ser para restaurantes o casos particulares, como fiestas en casa, en contadísimas ocasiones (yo no lo hago pero hay quien sí). Partiendo de esta base, vamos a analizar el componente de las botellas de plástico.

Cuando hablamos de este material, mencionamos el PET (tereftalato de polietileno). Es un polímero obtenido mediante una reacción de policondensación (varias sustancias que crean monómeros, que a su vez crean dímeros, y a su vez polímeros…) que tiene alta resistencia, transparencia, es reciclable, y sobre todo, se acepta su uso para albergar y proteger alimentos.

No reutilizar. ¿Una estrategia comercial o realmente es peligroso?

Así de primeras todos podemos pensar que es un concepto parecido al de la fecha de caducidad, donde las marcas alimenticias establecen un “consumo preferente” que de lejos se puede sobrepasar, y si no lo puedes ver en el caso de los yogures caducados. En este caso pensamos que los tiros no van por ahí y sí que hay que tener cuidado si somos los que reutilizamos las botellas una y otra y otra vez,  en malos ambientes. ¿Por qué? te lo contamos ahora.

El riesgo microbiológico

Cuando abrimos una botella, ya sea de plástico o de vidrio, se introducen casi al instante dentro de ella  innumerables microorganismos (bacterias y hongos). Si chupamos de la boquilla y tenemos alguna enfermedad (desde resfriado hasta opciones más graves) podemos transmitir esos patógenos a una tercera persona, que aun no bebiendo “a morro” puede verse contaminada. Sinceramente es estúpido que alguien enfermo comparta botella de agua y encima chupe de ella.

Quitando esto, la 2ª opción de contaminación microbiológica puede ser porque se introducen microorganismos mesófilos desde el exterior. En las botellas de vidrio el riesgo es mucho menor debido a que el material resbala mucho más, pero las botellas de plástico suelen tener arrugas y deformaciones (la mayoría de ellas para facilitar su prensado) que facilitan el desarrollo de colonias de patógenos.

Bueno, esto parece que tampoco supone un riesgo muy elevado (¿qué microorganismos malignos puede haber en mi cocina?) ni supone un elemento para que directamente dejemos de rellenar las botellas. ¿Y si el problema viene por lo siguiente?

El material plástico del agua embotellada

Ya hemos comentado que las botellas de plástico están hechas de PET. Este polímero está aceptado como un elemento para estar en contacto con productos alimenticios, líquidos, etc. y por supuesto no representa ningún problema, a priori. La cuestión viene cuando el plástico sufre de forma constante cambios de temperatura, algunos de ellos bruscos, (como por ejemplo guardar agua embotellada dentro del coche en verano) o exposiciones directas al sol, y siguen usándose una y otra vez.

En condiciones normales (compras, consumes, reciclas), los compuestos que el PET deposita en el alimento o líquido son inferiores a los máximos establecidos que la Organización Mundial de la Salud ordena. Otra cosa es cuando la botella lleva mucho tiempo de uso, muchos cambios de temperatura, mucha exposición solar, muchos golpes, etc., el plástico se deteriora y ya no es posible garantizar que los tóxicos del plástico que se adhieren al agua no alcancen niveles no aceptables. Ésto se conoce como límite de migración, establecido por la Unión Europea en 60 mg/kg. Si algún componente supera estos valores no es apto para portar alimentos o bebidas.

El marco legislativo (Reglamento (CE) Nº 1935/2004. Materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos) lo deja bastante claro. Ningún elemento se autoriza a su venta si modifica las propiedades organolépticas o modifique la composición de los alimentos que guarda.

Vale, eso está claro. Como hemos dicho antes, los niveles de elementos tóxicos al comprar agua embotellada estarán (deben estar) debajo de esos límites, pero no se hacen responsables del uso inapropiado de la botella. Se han hecho estudios en el que se demuestran algunos “escapes” de compuestos pertenecientes a las botellas PET (formaldehídos, antimonio, ftalato, acetaldehído, etc), que aumentaban su presencia en el agua embotellada con el tiempo. Eso sí, hay que aclarar que la frecuencia de rellenado no influye, sólo el tiempo (es mejor rellenar 6 veces al día en 1 semana que rellenar 3 veces en 1 mes).

Un ejemplo de comprobación científica es el caso de este artículo (Evaluación de la migración de los mutágenos / carcinógenos de las botellas de PET en agua mineral por Tradescantia / test de micronúcleos, ensayo cometa en los leucocitos y GC / MS)  donde se demuestra que una botella con 9 meses de rellenado mostró presencia de di (2-etilhexil) ftalato, un plastificante hepatocarcinógeno no genotóxicos. Es decir, no es tóxico para el ADN pero es susceptible de generar cáncer de hígado.

Lo mismo pasa con el antimonio, si compras una botella los niveles de este compuesto estarán lógicamente por debajo del límite legal, pero aumenta con el tiempo. Eso no quiere decir que en 1 mes de rellenado los límites sean tóxicos para el ser humano, pero sí que aumentan. Igualmente, lo hace con el tiempo que pasa el agua embotellada, no por el número de rellenados. Pero ojo, un PET rehusado una y otra y otra vez, libera más antimonio que una botella almacenada por un tiempo en un ambiente idóneo (fresco, seco, sin exposición solar, sin alteraciones bruscas de temperatura, etc.).

agua embotellada

¿Somos alarmistas?

Ni mucho menos. Actualmente hay más investigaciones a favor del uso del agua embotellada en PET que lo contrario. Las cantidades de estos compuestos tóxicos que encontramos en una botella de plástico son ineludiblemente inferiores al límite, pero sí que está científicamente comprobado que aumentan con el tiempo. No queremos decir que no puedas rellenar tu botella de plástico durante un mes o más inclusive, pero se debe tener en cuenta algunas consideraciones que agravan el aumento de los tóxicos.

Hay que tener un control sobre las condiciones de almacenamiento de la botella. Almacenar el agua embotellada en el frigorífico, comer fuera, al sol, rellenarla, volver a guardarla y así una y otra vez durante, por ejemplo, el verano (3 meses) no es recomendable. Puede ser que aún así los niveles se encuentren inferiores a los mínimos (cuando decimos mínimos es que según las investigaciones no producen efectos malignos en el cuerpo a priori, pero no por ello no deja de ser susceptible de ser  “malo” a largo plazo, como las concentraciones de mercurio de la mayoría de pescados).

Actualmente se sigue investigando sobre los compuestos tóxicos que se liberan en las botellas PET en exposiciones prolongadas de tiempo. Lo que se sabe actualmente es que tiene que pasar mucho tiempo para que los niveles de toxicidad aumentan por encima de los límites establecidos, pero el riesgo existe.

Mi agua embotellada sabe a plástico, ¿eso es peligroso?

En principio no. El sabor plástico es causado por acetaldehído (un compuesto que libera el PET). Sin embargo, nuestras papilas gustativas detectan niveles muy bajos de este compuesto, alrededor de 100 veces umbrales inferiores a los considerados tóxicos. No hay ningún problema, otra es, que por gusto o por sabor sí queramos cambiarla o sustituirla. Sin embargo esto confirma la teoría de que los compuestos se liberan progresivamente.

Resumen y conclusión

Es más peligroso almacenar el agua embotellada sin consumir durante mucho tiempo que ir rellenándola de vez en cuando, porque de la primera forma, los compuestos tóxicos se pueden acumular en cantidades perjudiciales, mientras que si la rellenas periódicamente se van disolviendo. Por otro lado no es una estrategia comercial de las empresas, lo hacen como recomendación, quitándose el problema de un uso inadecuado del agua embotellada.

En cuanto a los problemas de contaminación por microorganismos son reales, pero no suponen una preocupación en la población ya que se considera que los lugares donde se rellena el agua embotellada (cocina sobre todo) no tienen contaminación suficiente para crear un problema serio.

Mientras renueves las botellas periódicamente como prácticamente lo hacemos todos, ningún problema ¿capisci?

12 Comments

  1. Riky

    23 Mayo, 2013 at 05:21

    Saludos desde Ecuador, quisiera felicitarles por este gran foro que encontre!
    quisiera quitarme una duda….si dicen que tener el agua embotellada por mucho tiempo es mas peligroso, ¿comprar agua en botellòn (las botellas grandes que contienen 20litros d agua) seria peligroso para la salud ya que esos botellones se saben acabar en 3 semanas o hasta 1 mes?
    muchas gracias, espero su amable respuesta!!!

    • JA mula

      23 Mayo, 2013 at 08:27

      Hola Riky.

      Como se considera que se conserva la botella en un lugar fresco y seco, las posibilidades de que haya una migración de algún componente tóxico son muy reducidas, o por lo menos insignificantes para el ser humano. Por otra parte una botella de 20 litros se suele gastar rápido y tampoco pasa muchísimo tiempo. ¡No hay nada por lo que preocuparse! 😉

  2. Akronix

    3 Diciembre, 2013 at 21:13

    Hmm vale, pero qué pasa si no la usamos durante un tiempo, digamos 1 semana, pero no almacenamos en ella agua. Y cuando la vamos a usar, la rellenamos de agua. Es buena o mala ese agua?

    • Carla

      4 Diciembre, 2013 at 08:48

      Pues que por una semana no pasa nada. De hecho aunque en el supermercado las veamos super bien puestas, han pasado sus meses en almacenes cogiendo polvo (cerradas, eso sí). El tema de las botellas sobre todo es cuando se guardan en el coche en pleno verano que cogen un calor horrible y la botella se queda blanda blanda. En ese caso yo rechazo las botellas inmediatamente. Aunque supongo que no superará los niveles mínimos, creo que todo suma, y bastante tengo ya con el humo de los coches, tabaco, alimentos con mercurio y un sin fin para que encima me meta niveles (mínimos) de plástico, si puedo evitarlo. Un saludo

  3. Jenny

    23 Diciembre, 2014 at 15:56

    Hola!Queria saber que pasa con la botella de agua que se quedo horas en el coche en verano! Temperatura del coche puede llegar hasta 50 grados.

    • Cotidiano

      6 Enero, 2015 at 09:58

      Hola Jenny. Si ha sido una vez no pasa nada, el plástico está preparado para tal y los residuos que pueda dejar en el agua son mínimos. De hecho, piensa que en el transporte de la botella al supermercado le ha tenido que suceder lo mismo o peor (lo que pasa que eso no lo pensamos). Saludos.

      • marcelo carlos

        13 Enero, 2015 at 02:56

        lo que no tienen en cuenta es el tiempo del transporte , desde su origen hasta el supermercado.Trabajé varios años en un supermercado y el agua mineral embotellada venia desde 800 km (provincia de mendoza) hasta Santa Fe (todo en argentina).En pleno verano con temperaturas de 35° o mas toda esa distancia bajo el sol solo tapadas por una lona (que aumenta el calor).

  4. Sodapop

    29 Abril, 2015 at 12:32

    Un uso habitual es tener botellas de agua mineral (PET) con boquilla para niños en el coche. Cuando al coche le da el sol, calienta las botellas y su contenido (escribo desde España y en verano las temperaturas que un coche al sol puede alcanzar son increíbles). Obviamente no se consumirá el agua “calentorra” pero a veces cuando se enfría sí. Y ahí ya tiene transferidos los tóxicos del plástico. Yo he optado por usar aluminio (tienen revestimiento de epoxi por lo que hay que tener cuidado con los golpes) y sobre todo acero inox de calidad (como las botellas de Klean Kanteen, por ejemplo). En cualquier caso si viajando por comodidad se compra en un supermercado o gasolinera botellas de agua, no deben nunca dejarse al sol ni rellenarse. Deben ser cambiadas con frecuencia, sobre todo si se han abierto, por microorganismos. Un saludo.

  5. Pablo

    1 Agosto, 2015 at 08:30

    En España la recomendación de los médicos epidemiologos es NO consumir plásticos en la alimentación.. Ya hay estudios recientes donde se miden los niveles de plástico en la orina de embarazadas y niños españoles y los resultados son alarmantes.. Más información en la pestaña de vídeos del facebook de la empresa Hydrologos en Valencia.
    http://www.purihome.es

  6. KRISTIN

    17 Enero, 2016 at 15:54

    hola me gustaría saber si yo podría almacenar botellas de agua por largo plazo, por ejemplo donde vivo no tengo un sótano para almacenar el agua estaba pensando almacenarla en el garaje fuera de la casa, pero en el verano es muy caliente mas el brusco invierno que es muy frío podría ganar el agua? en verdad me gustaria saber que hacer para almacenar agua e caso de emergencia.
    gracias

  7. Alberto

    31 Marzo, 2016 at 01:31

    Si por alguna razón se almacena una botella de agua por dos a tres semanas y luego la bebes sería malo?
    Eso hice y el sabor era diferente.

  8. GRegori

    30 Octubre, 2016 at 22:05

    De casualidad deje agua q habia tomado varios días antes y mi bb la cogió y la tomo q daño puede ocasionar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *