¿Es más sano un alimento ecológico que uno convencional?

Alimento ecológico VS Alimento convencional

Es indudable que nuestra sociedad actual tiende a la alimentación sana y ecológica. Cada vez más, esta «moda» va tirando con más fuerza y moviliza a los supermercados a ofrecer productos de esta categoría. El consumidor busca productos frescos, sano y producidos de forma tradicional. Por eso nos viene a la cabeza la siguiente pregunta: ¿Es más sano un alimento ecológico que uno convencional?

Lo que sí tenemos que confirmar, nada más empezar, es que un producto ecológico es bastante más caro que uno convencional. De hecho, es algo lógico. Se necesitan productos específicos aceptados en la producción ecológica, más complejos de producir y, por tanto, de más valor. Eso repercute en el precio final que llega al consumidor.

alimento ecológico y natural

Ahora bien:

¿El consumidor está dispuesto a pagar más por un alimento ecológico?

Seguramente habrá diversidad de opiniones. Aquel que esté dispuesto a permitírselo sí comprará productos ecológicos. Bien porque piense que mejoran el sabor , son respetuosos con el medio ambiente, son menos dañinos para nosotros y, por supuesto, son más nutritivos y sanos.

Pues sí, hay diversidad de opiniones.

Los estudios que defienden el alimento moderno

Para J.M. Mulet, bioquímico y fiel defensor de los productos transgénicos, el alimento ecológico es menos beneficioso que el convencional o moderno. Defiende que no hay estudios serios que aseguren que los alimentos ecológicos proporcionan más vitaminas (cuidado con no pasarse…), más nutrientes o produzcan mejores efectos para la salud del ser humano.

Los estudios que defienden el alimento ecológico

Sin embargo, sí hay estudios medianamente serios («British Journal of Nutrition».) donde se especifica que un alimento ecológico sí que proporciona más beneficio para la salud que un alimento convencional.

En concentro, después de investigar y analizar 343 estudios realizados anteriormente, concluyeron que:

  • Mayor contenido en antioxidantes.
  • Menor concentración de pesticidas tóxicos.
  • Menor concentración de cadmio y metales pesados.

alimento transgénico y alimento ecológico

En definitiva, lo que defiende este estudio encabezado por Charles Benbrook, Universidad del Estado de Washington, es que los pesticidas que quedan en el fruto (que luego se venden a niveles inferiores a los perjudiciales, conocidos como LMR) inhiben o desplazan la presencia de antioxidantes en el fruto, por lo cual, sí que se estaría hablando de que un alimento ecológico es más sano que uno convencional.

Menor presencia de productos químicos perjudiciales

En cuanto a este punto, no hay nada que rebatir. Si el cultivo ha seguido un desarrollo ecológico en todo momento, los niveles de residuos químicos o acumulación de metales pesados será inferior que los cultivos modernos. Si bien, esto no exime de que un producto ecológico tenga niveles importantes de metales pesados pues, a fin de cuentas, eso lo decide la calidad del agua y del suelo.

Entonces, ¿con qué teoría nos quedamos?

Espíritu crítico en la vida cotidiana, con ninguno. No es porque no queramos mojarnos (cosa que solemos hacer bastante) sino porque basándonos en la lógica, para llegar a un resultado fiable en un experimento, las variantes han de estar sometidas a las mismas condiciones, ¿no?

De nada vale decir que un cultivo ecológico en San Sebastián produzca unos niveles altos de antioxidantes si lo comparamos con un cultivo no ecológico en Senegal, puesto que ni es el mismo clima, ni la calidad del agua es la misma, ni el suelo, ni, por supuesto, las labores agrícolas.

alimento ecológico y de laboratorio

Seguramente, si entras en una página web sobre agricultura ecológica o que defiende el medio ambiente, pondrá el estudio donde defiende que el alimento ecológico es más sano. En cambio, si entras en alguna web con información tecnológica, moderna o de bioquímica, defenderá los productos transgénicos y se basará en la entrevista a J.M. Mulet y otros estudios afines.

¿Cuál es tu opinión? ¿Sobre qué lado de la balanza te mueves?

Un saludo. La vida cotidiana.

¡Vota este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *