Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Crónica de una fiesta anunciada

curiosidades en navidadCuriosidades que seguramente te sucedan en esta Navidad

Con motivo de estas singulares fechas, hemos decidido hacer un recopilatorio de artículos que pueden estar relacionado con todo lo que vivamos estas navidades. Cenas copiosas, fiestas y borracheras, poner al límite nuestro cuerpo… en fin, qué os vamos a contar. Hoy, en la vida cotidiana, os contamos algunas curiosidades que te pueden ocurrir.

Son días de pensar más en la fiesta que en el trabajo, de esperar esa ansiada cena de Navidad en el que todos nos olvidamos por un momento de las dietas, de lo que nos puede sentar mal o del día siguiente de una fiesta sin control. Por eso, en la vida cotidiana nos queremos anticipar a lo que seguramente te pasará, con algunas curiosidades de los efectos que tu pobre cuerpo va a soportar durante estas Navidades. ¡Empezamos!

La cena de Navidad

cena Navidad

Fotógrafo: Hiroshi Sugimoto

Por un momento nos olvidamos de la dieta mediterránea que hemos llevado hasta la fecha, o para algunos, del gimnasio.  Es el momento de preparar nuestro cuerpo para una comida copiosa, regada con vino, champán y lo que surja. Nuestras tripas rechinan pidiendo que le metas comida. Por eso, si no controlas mucho de vino, te podrá ayudar nuestro artículo sobre el maridaje de vinos. Es decir, saber qué vino elegir dependiendo del tipo de comida.

Bueno, de primeras en la mesa hay que guardar en las formas. Después, con la segunda copa todo se desmorona, pero al principio hay que seguir ciertas normas ;). Es por eso que os tenemos preparado lo siguiente:

Después de la cena…

Casi estamos terminando la cena, cuando se sacan los dulces, los licores, se abre una nueva botella de vino y los primeros cavas, sidras o champanes hacen acto de aparición. Crees que no puedes tomar ni un solo dulce después de la copiosa cena, pero..¡no! tu estómago siempre guarda espacio para el postre.

Ahora empieza lo bueno, beber, beber y beber. Intenta que no te engañen con el garrafón y la bebida de mala calidad, pues con ello se presumen una mala resaca mañanera. Abrígate bien cuando salgas a la calle no vaya a ser que pilles un resfriado, aunque como debes saber, el frío no está directamente relacionado con el resfriado.

Copa tras copa, esperemos que no llegues al punto en el que el alcohol te siente mal e incluso tengas ganas de vomitar. Bueno, si ves que directamente tu estómago te lo pide pero tu cerebro no está por la labor, puedes recurrir al Ipecac, aunque debe ser como medida extrema.

¡Ah! otra cosa. En el caso de que se te acabe el alcohol, sea de garrafón o no, ¡nunca recurras al alcohol de farmacia! Como sabes, tiene componentes además del alcohol que imposibilitan que puedas tomarlo. También debes evitar fumar mientras bebes, ya que aumenta la resaca. Una alternativa sería usar un cigarrillo electrónico, que aunque tampoco es bueno del todo, es mucho mejor que el cigarrillo común.

fiesta Navidad

Después de la fiesta, viene la siesta

Nos acabamos de inventar el refrán anterior, esperemos os haya gustado ;). Que sería de las fiestas navideñas si antes de dormir no te metes entre pecho y espalda (si tu estómago de deja) una buena hamburguesa, perrito caliente o demás comida basura que tanto nos gusta. Ya sabes, a veces nuestro cerebro nos pide un poco de dicha comida.

Ya toca dormir. Nos metemos medio litro de agua y a la cama. Recuerda seguir algunas pautas para dormir biendentro de lo que tu resaca te pueda permitir. Da igual que duermas con o sin plantas, tu hermano o amigo borracho libera más dióxido de carbono… entre otras cosas.

Por la mañana te levantarás con un dolor de cabeza horrible y te acordarás de todos los excesos que te permitiste el día anterior. Es la forma que tiene tu cerebro de darte los buenos días. Desayuna y lávate los dientes. Recuerda que tienes que tener un aliento horrible.

Y esta ha sido nuestro cuento navideño de la vida cotidiana. Todas y cada una de las curiosidades que os hemos contando aquí seguramente os pasen (menos algunas de ellas, esperemos 😉 ).

bebé borracho navidad

¡Un saludo y feliz Navidad!

¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *