Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Curiosidades de la Jaula de Faraday

¡Un poco de ciencia! Seguro que a muchos cotidianos ya le apetecía alguna curiosidad científica y para tod@s ell@s, y para todo el mundo en general, os hablamos sobre la Jaula de Faraday.

 Los que estéis relacionados con la ciencia u os guste este apasionante mundo es más que probable que conozcáis este importante efecto. Pero para aquellos que no sepáis de qué se trata, no temáis porque os daremos una pequeña explicación previa.

¿Qué es la Jaula de Faraday?

Desde un punto de vista técnico se puede definir como que si tenemos un elemento conductor el cual está cerrado y en equilibrio electrostático, entonces el campo eléctrico que en él se genera es cero, es nulo, por lo que dentro de él no existirán cargas pero sí en toda su superficie. Parece que os habéis quedado igual por las caras de póker que ponéis…

Una definición más coloquial podría ser que si tenemos algún tipo de recinto que está cubierto por un material conductor, como un metal, y aplicamos electricidad sobre él, ésta se distribuirá sobre la superficie pero no en su interior. Este material no tiene por qué ser hermético, puede tener huecos, pero el requisito que debe cumplir es que sea conductor de la electricidad. Esto quiere decir que si nos pusiéramos dentro de un recinto cubierto totalmente por este tipo de material y cayera una gran cantidad de electricidad sobre él, como un rayo, este rayo se desplazaría por la superficie del metal pero nunca afectaría a lo que hay en su interior, a nosotros.

material conductor faraday Algunas aplicaciones

Parece que podría tener muchas aplicaciones, ¿no crees? Pues sí. La ciencia avanza a pasos agigantados y aplicar el uso de un efecto de este calibre es básico para su avance hacia delante.

Un ejemplo es la aplicación en uno de los medios de transporte que más cerca está de sufrir el alcance de un rayo por la proximidad que tiene en una posible tormenta eléctrica. Estamos hablando de los aviones.

En ellos se produce una Jaula de Faraday si en algún momento les cayera un rayo. La electricidad del rayo se desplaza por toda la superficie del avión al estar formado de materiales conductores sin que se vean afectados los pasajeros ni maquinaria del interior. Tiene que ser impresionante sentir desde el interior de un avión el alcance de un rayo, aunque tampoco estamos seguros de que queramos comprobarlo…

Pero hay otro medio de transporte hecho de materiales conductores en el que nos tenemos que meter dentro de él y estamos cubiertos por estos materiales que es mucho más cotidiano: el coche. En una tormenta eléctrica también es seguro quedarnos dentro de él ya que si cayera un rayo, se quedaría en la superficie. Pero hay un pequeño inconveniente, las ruedas.

Éstas están hechas normalmente de caucho, un material aislante, por lo que la disipación de la electricidad del rayo que cae sobre la superficie no es instantánea. Esto significa que al intentar abrir el coche después del alcance de un rayo es más que probable que nos dé un calambrazo, debido a que aún quedará algo de electricidad rondando por la superficie del vehículo.

Interior jaula de Faraday Ponlo en práctica

Te proponemos un ejemplo muy sencillo para ver en acción los efectos de la Jaula de Faraday de forma muy casera. Cuando nos metemos con nuestro teléfono móvil en ciertos lugares suelen aparecer interferencias debido a que no hay suficiente cobertura, por ejemplo en un ascensor.

Debido a que las ondas de los teléfonos móviles son ondas electromagnéticas si nos metemos con él en un recinto cerrado cubierto por un material conductor las ondas se quedarán en la superficie sin poder acceder al interior. Lo que ocurre es que el ascensor no está hecho totalmente de materiales conductores y hay otros materiales que aparecen y por eso las ondas sí pueden llegar hasta nuestros teléfonos. ¿Era éste el experimento que te queríamos plantear? No, no, simplemente era para ponernos en contexto con lo que puede pasar en nuestros teléfonos móviles.

Si queremos que las ondas no lleguen de ninguna manera a nuestros teléfonos tenemos que cubrirlos totalmente de un material conductor. Parece algo difícil pero ni mucho menos lo es. Coged papel de aluminio (material conductor) y envolved el teléfono como si de un regalo se tratara. Cuando lo tengáis así, intentad llamar a ese móvil. ¿Qué pasa? ¿Está apagado o fuera de cobertura? ¿Por qué? La respuesta es que vuestro teléfono está bajo el efecto de la Jaula de Faraday.

Seguro que tú también sabes cómo poner en práctica este fascinante efecto en otras cosas cotidianas. Estaríamos encantados de que lo compartieras con todos nosotros.

Un saludo. La Vida Cotidiana.

Curiosidades de la Jaula de Faraday
4 (80%) 1 vote[s]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *