Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Curiosidades del síndrome de Tourette

Hoy en La Vida Cotidiana te explicamos a qué se debe que muchas personas tengan gran variedad de tics y gestos involuntarios que forman parte de su vida con los que han tenido que aprender a vivir. La causa es el síndrome de Tourette.

Es muy probable que en algún momento de tu vida hayas coincido con una persona que tenga alguna de las afecciones del síndrome de Tourette: algún conocid@, conocid@, familiar, o incluso tú mism@ puede que tengas que convivir día a día con Tourette.

Se trata de un trastorno neurológico que hace que la persona afectada tenga movimientos corporales involuntarios, como los tics pero no solo estos, o también puede manifestarse como sonido. Estos movimientos o sonidos se hacen sin causa alguna y no se pueden prever, es decir, pueden manifestarse en cualquier momento pero eso sí, su frecuencia de aparición aumentará conforme la situación de estrés para la persona afectada aumente.

Por esta razón, es ideal que quien sufra el síndrome de Tourette viva situaciones previsibles, que mantenga una rutina diaria marcada y guiada sin exaltaciones imprevistas para que estos movimientos involuntarios no se manifiesten tan frecuentemente. Además, su diagnóstico se hace en una edad muy difícil: en la infancia. Y es que todos sabemos lo malos que pueden ser los niños cuando por alguna diferencia con el resto ya eres motivo de burla para el resto. Es por eso que los niños que pueden presentar algún indicio de este síndrome sean tratados con la mayor normalidad posible por los profesores y con apoyo pedagógico, en caso de que fuera necesario, para evitar la exclusión social por parte del resto de compañeros.

La evolución del síndrome de Tourette

Los síntomas se presentan en la infancia y tienen su máximo esplendor, normalmente, en la adolescencia (siguen las complicaciones sociales) pudiendo llegar a desaparecer o al menos a ser controladas durante la edad adulta. Lo que siempre debe ocurrir es que el entorno más cercano de la persona afectada acepte lo que le ocurre, que convivan todos con la propia enfermedad ya que una respuesta de rechazo hacia la persona con síndrome de Tourette conllevaría más estrés y más ansiedad lo cual le dirigiría a una exclusión de tipo social, mayoritariamente, y a que los síntomas se acrecentaran.

caricatura tourette

¿Cómo se puede manifestar?

Hemos comentado al principio que la forma más habitual de encontrarnos este síndrome es mediante movimientos o sonidos involuntarios pero queremos ponerte ejemplos

Los tics motores que se manifiestan pueden ser:

  • Simples: aquellos que comprometen un determinado grupo muscular muy localizados como puede ser parpadear, fruncir el entrecejo, encogerse de hombros, mover la nariz o sacudir los brazos.
  • Complejos: aquellos que por el contrario, ven afectados a varios grupos musculares de forma coordinada y sucesiva tal como retorcer el cuerpo, olfatear personas u objetos, saltar, patalear, escupir, la copromimia (hacer gestos obscenos), etc.

Pero los tics también pueden ser de tipo vocal, es decir, emitiendo sonidos. Ejemplos de tics vocales son:

La ecolalia, que es repetir lo que se oye; la coprolalia o decir palabras obscenas de forma totalmente involuntaria, imitar animales, aclararse la garganta, chillar sin motivo aparente, etc.

Como veis, son muchas las formas en las que puede aparecer el síndrome de Tourette.

Síndrome de Tourette personas

Su diagnóstico

El síndrome de Tourette no se puede diagnosticar por un par de tics que has tenido en un momento puntual. Ni mucho menos. Es un diagnóstico muy largo que a veces puede durar un año para estar totalmente seguro. Se basa en la total observación de la persona y en todo lo que realiza donde hay que ir viendo aquellos movimientos, gestos y acciones que va repitiendo sin tener nada que ver con la actividad que estuviera haciendo en ese momento y que realmente afectan a la calidad de vida de la persona.

Está demostrado que los niños tienen más probabilidades de tener este síndrome que las niñas, en torno a 3 o 4 niños por cada niña; y que es una enfermedad hereditaria. Un hijo con unos padres con alguna afección de Tourette puede heredar estos tics, pero también puede no heredarlos o incluso un hijo con padres sin ninguna afección puede llegar a tener síndrome de Tourette con un origen totalmente desconocido.

¿Qué consecuencias tiene para la persona afectada?

Simplemente tienes que aprender a convivir con Tourette. No afecta a tu esperanza de vida ni a tu inteligencia pero hay veces que si se puede llegar a medicar cuando la calidad de vida se ve seriamente mermada. Por ejemplo, las personas con tics que pueden llegar a ser muy extremos se suelen medicar con fármacos que pueden disminuir estos movimientos –con fármacos neurolépticos-.

Te vamos a dejar un vídeo donde conviven en una caravana varias personas con síndrome de Tourette. Una forma de conocer la cruda realidad de un afectado por este síndrome.

Un saludo. La Vida Cotidiana.

¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *