Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

El helado y el dolor de cabeza. Cefalea del helado

dolor de cabeza por comer helado¿Por qué nos duele la cabeza cuando comemos helado rápidamente?

Muchas veces, cuando comemos helado, pegamos un gran sorbo a la limonada, mordemos una bola de helado, nos quedamos traspuestos por un dolor de cabeza súbito que se nos pasa a los pocos segundos.

 

Este hecho de la vida cotidiana lo sufriremos constantemente, y no tiene solución, porque nuestras ansias por el helado ¡son grandísimas!

Se presenta ante ti un suculento helado compuesto por varias bolas de distintos sabores. Te frotas las manos, coges la cuchara y te introduces una gran cantidad de helado en la boca. Los saboreas y tragas. Al instante, un dolor de cabeza frontal muy agudo te paraliza, cierras los ojos y esperas varios segundos hasta que se te pase. Sonríes aliviado y vuelves a por otra cucharada. El mal ya pasó. Pero…

¿Por qué se produce?

Se conoce como “cefalea del helado” o como muy pocos la conocen, “Ganglioneuralgia Esfenopalatina”. El dolor de cabeza se produce por comer alimentos fríos. Hasta aquí no has descubierto nada nuevo, seguramente. Se produce porque el alimento frío, al contacto con el paladar reduce de manera rápida la temperatura de este, provocando las siguientes acciones:

  • Cuando la temperatura del paladar desciende súbitamente, se produce la irritación del nervio Trigémino que desemboca en un dolor agudo en la frente.
  • La estimulación de nervios que dilatan los vasos sanguíneos cerebrales. Al dilatarse los vasos, activan los nociceptores, que son receptores del dolor.  Esta teoría se reafirma considerando que las personas que sufren migraña son propensas a sufrir este dolor en un porcentaje mucho más alto que personas sin migraña.
dolor de cabeza. Cefalea del helado
En la vida cotidiana nos encantan las explicaciones cuasi-científicas. Vamos a hacerlo a nuestra manera y relacionar estas dos opciones que causan la cefalea del helado.

Bebes una gran cantidad de limonada o una gran cucharada de helado y toda tu lengua se inunda de los distintos sabores agradables que te proporciona. El paladar se enfría rápidamente. El nervio Trigémino manda una señal al cerebro comunicándole que “algo” está pasando en el paladar, que está enfriando de forma anormal y que haga algo (que para eso es el jefe) y caliente la zona (como la sonda de los aviones que se calienta cuando se congela por la altura.) El cerebro responde a la petición enviando una gran cantidad de sangre a la zona, por lo que los vasos sanguíneos se dilatan  de forma rápida y causan dolor en la parte frontal de la cabeza.  Cuando sucede el dolor,  el cerebro se da cuenta de que nos está haciendo daño (what i’ve done!) y manda aliviar la presión, por lo se nos mitiga el dolor a los pocos segundos. Desde luego, creo que no encontraré una forma más sencilla de explicarlo.

dolor de cabeza. cefalea del helado

Consejos para evitar el dolor de cabeza

  • Una solución efectiva y lógica se basa en que, si el origen del dolor radica en el contacto del alimento frío con el paladar, si evitamos que el alimento frío toque el paladar, no irritaremos el nervio Trigémino.
  • Si el dolor ha aparecido ya, lo que debes hacer es tocar con la lengua el paladar. De esta forma aumentarás la temperatura de esa zona y reducirás el tiempo de sufrimiento por el dolor.
  • Si consumes el helado o alimento frío de forma lenta, es decir, menor volumen por cucharada o trago de la bebida fría, evitarás el contacto con el paladar y por tanto el dolor de cabeza.
  • Dejar de comer helados o alimentos fríos. No, mejor evitar esto último, caeríamos en una profunda depresión y el daño sería peor 🙂

El consejo de la vida cotidiana: NO DEJES DE COMER HELADO. Tómalo rápido o lento. Da igual, si sufres la cefalea del helado durará poco y al final sólo te acordarás de lo bueno que estaba.

El helado y el dolor de cabeza. Cefalea del helado
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *