El curioso cuerno cutáneo

Un humano o un animal que sufre de un cuerno cutáneo podría ser lo que inspiró las leyendas de demonios, unicornios y otras criaturas míticas con cuernos.

A lo largo de la historia, la mitología ha estado llena de misteriosas criaturas con cuernos como unicornios, demonios y chacales. Aunque estas criaturas no existen, hay algunas bases para la tradición.

Una teoría popular es que los mitos de los unicornios y otros podrían ser una condición médica totalmente legítima: un tipo de tumor conocido como cuerno cutáneo.

Un cuerno cutáneo es exactamente como suena, un cuerno que crece de la cabeza o de las orejas de un mamífero que no suele tener cuernos. Aún más aterrador es que son más comunes en humanos que en otros animales.

Un sorprendente cuerno que aparece en el ser humano

Muchas son las veces en las que hemos visto en la televisión cómo representan a algunos personajes de ficción con cuernos en la cabeza, o incluso al propio diablo que suele ser representado con los típicos dos cuernos a ambos lados de la cabeza, por eso hoy nos hemos preguntado… ¿podemos tener cuernos en la cabeza? Y aunque os sorprenda, la respuesta es que sí y son conocidos como cuernos cutáneos.

El cuerno cutáneo es una lesión tumoral que puede ir asociada a lesiones benignas, a lesiones premalignas como la queratosis actínica o a lesiones malignas como un carcinoma. Su morfología es cónica, siendo más alargados que anchos, algo que salta a la vista al ver la imagen o directamente imaginando la forma de un cuerno.

En la punta del cuerno cutáneo hay una excesiva producción y acumulación de queratina, también conocido como hiperqueratosis, una proteína cuya función es proteger la piel y se encuentra en la parte externa de la misma. Vamos, sería una de las capas de la piel que deberíamos atravesar a la hora de hacernos un tatuaje como ya vimos aquí.

Ahora veamos algunas fotos de algún cuerno cutáneo que otro ya que es lo que realmente curioso y no mis palabras 😉 .

cuerno cutáneo 1

cuerno cutáneo 2

Aunque estas hiperqueratizaciones no ocurren únicamente en la cabeza, ya que queratina y piel tenemos en todo el cuerpo, de hecho recordad que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo.

La verdad es que viendo las imágenes no me extraña que en otra época a las personas que les aparecía un cuerno cutáneo las apartaran, demonizaran o a saber qué les hacían. De hecho no me extrañaría nada que la imágenes que han perdurado del “demonio” hasta nuestra época estén relacionadas con el cuerno cutáneo. Ah, y tampoco penséis que el apartar a gente por su apariencia es algo del pasado, ya que hoy en día en muchos sitios siguen apartando e incluso matando a gente “diferente” como es el caso de las personas albinas en Sudáfrica.

¿Por qué se forman los cuernos cutáneos?

En la mayoría de los casos, los cuernos cutáneos son una forma de tumor cutáneo. Ocurren cuando una acumulación de queratina en exceso, la proteína que forma el cabello, la piel y las uñas, sobresale a través de la piel. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los tumores, los cuernos cutáneos tienen una forma única. Se asemejan, tanto en apariencia como en textura, a un pequeño cuerno cónico.

Aunque por lo general son pequeños (de unos pocos centímetros de largo como máximo), se han reportado casos de cuernos cutáneos que alcanzan longitudes asombrosas.

El cuerno cutáneo de Madame Dimanche

Uno de los primeros casos reportados fue también uno de los más largos. Encontrado en París a principios del siglo XIX, el cuerno crecía en el centro de la frente de una mujer, una viuda llamada Madame Dimanche.

El cuerno había estado creciendo durante seis años después de su primera aparición cuando Dimanche tenía 76 años.

Le habían dicho que no era una enfermedad mortal y porello se negó a someterse a una cirugía para extirparla. Pronto, sin embargo, quedó claro que no iba a dejar de crecer por sí sola, y que esto impedía su estilo de vida diario.

Para cuando finalmente se lo quitaron, había alcanzado más de 20 centímetros de largo, colgando tan bajo que casi llegaba a su barbilla.

Aunque los cuernos cutáneos son fascinantes, no se sabe mucho acerca de qué los causa. Los cuernos generalmente crecen en partes del cuerpo que a menudo están expuestas a la luz solar, como la cara, las orejas y el dorso de las manos, aunque la cabeza es el lugar más común.

Como resultado, se ha teorizado que la radiación puede desencadenar la afección.

También se ha sugerido una relación con el virus del papiloma humano, ya que existe una forma del virus que provoca crecimientos en forma de corteza de árbol en las manos y los pies, cuya composición es similar a la de un cuerno cutáneo.

También hay una cepa del virus del papiloma que hace que a los conejos les crezcan cuernos, de una manera similar a la de los humanos.

En aproximadamente el 20% de los casos, los cuernos pueden ser un signo de una condición subyacente de la piel, como un carcinoma, pero en el resto de casos, los cuernos no son nada de qué preocuparse.

Aparte de ser bastante desagradables, la mayoría son benignos y se quitan fácilmente.

cuerno cutáneo excisión 1

cuerno cutáneo excisión 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *