Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

El mito de los camaleones

el mito de los camaleonesLos colores del camaleón

El mundo animal está rodeado de grandes mitos, y en la vida cotidiana, como ya sabrás, nos encantan desmentirlos. Uno de ellos, al que le vamos a dedicar hoy es el mito de que los camaleones cambian de color para mimetizarse con el entorno. ¿Es que no es así? Pues no, cambian de color, por supuesto, pero las razones te las damos a continuación.

Los camaleones son animales bastante tranquilos. Pueden pasar horas sin moverse y se confunden muy bien con el entorno (por ejemplo, un camaleón adaptando tonalidades verdes sobre un manto de hojas).

¿Entonces a qué se debe los cambios de tonalidad?

Los científicos han averiguado que el cambio de tono en la piel de los camaleones obedece a cuestiones anímicas del camaleón, según sea su estado. Nada más lejos de las creencias populares. Quiere decir que ante distintas situaciones que se le presente, el camaleón actuará “tiñendo” su piel de de diferentes formas. Y en esto último no se incluye el mimetismo ambiental.

Las tonalidades que puede tomar el camaleón son diversas, pero no tanto como creemos. Depende mucho de la especie. Algunos pueden pasar de tonos grisáceos hasta violáceos, y sin embargo, en otras especies de camaleones la variación es casi imperceptible.

el mito de los camaleones

 No me gustaría destrozar este mito sin explicar un poco las curiosidades del mecanismo de conversión de colores. Los camaleones poseen en su piel unas células pigmentarias (ojo, no tienen por qué estar en toda la piel, a veces los cambios sólo se producen en el vientre, o en determinadas zonas) de diversos tipos, según el croma que adquiera y la posición en la piel, que de capas inferiores a exteriores está formada por las siguientes células:

  • Melanóforos: estas células contienen melanina, que regulan el brillo de la piel.
  • Guanóforos: se sitúan por encima de los melanóforos y contienen guanina. Esta sustancia incolora y cristalina refleja el azul de la luz.
  • Cromatóforos: situados en un nivel superior a los guanóforos, contienen pigmentos que dan color amarillo y rojo.

Mediante la posición de estas células y con las hormonas, se regula la producción de estas sustancias, adquiriendo distintas tonalidades. Los colores fuertes están relacionados con situaciones estresantes o no habituales (amenaza territorial, excitación sexual, irritación, etc.).Sin embargo, situaciones más normales pigmentan la piel del camaleón de color claro (por ejemplo, tonalidades blancas al aparearse o al despertarse.

El mito de los camaleones
¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *