La caja negra de los aviones

Curiosidades de la caja negraCuriosidades de la caja negra de los aviones

Hoy, en la vida cotidiana, vamos a hablar de este elemento indispensable de la aeronáutica actual. Cumple una función indispensable a la hora de registrar cualquier dato necesario para determinar los fallos en el vuelo (no siempre fatales). Vamos a conocer algunas curiosidades de la caja negra.

Los orígenes de la caja negra

La idea de incorporar una aparato que pudiese registrar información de vital importancia a la hora de esclarecer las causas de un supuesto accidente aéreo, se le ocurrió a David Warren, un científico nacido en Australia en 1925. A mediados del siglo XX, Warren estuvo preocupado por la oleada de accidentes aéreos de los aviones comerciales Havilland Comet, y en la que la mayoría de ellos no habían dejado ninguna prueba para analizar el problema que hubo.

datos del avión caja negra

¿Qué analiza exactamente la caja negra?

1.- Grabación de voces (CVR)

caja negra grabación de voces

2.- Grabación de datos de vuelo (FDR)

 

caja negra grabación de vuelo

¿Por qué se llama caja negra y no caja naranja?

Las primeras cajas negras se empezaron a incorporar a los aviones a partir de mediados del siglo XX. Las primeras no eran del mismo color que las actuales (naranjas), pero sin embargo, a día de hoy, todavía ha perdurado ese nombre. ¿Por qué? Pues a pesar de que lo que todos pensábamos no está relacionado con el color de la caja si no por la situación en la que se examinan las cajas, un día de accidente aéreo, un día negro para la aviación. Como visteis en el artículo sobre el luto, el negro está relacionado con la muerte o la catástrofe.

Por si aún no sabéis el por qué de que sea naranja la explicación es sencilla. Se necesita un color chillón que sea detectable desde larga distancia.

 La típica pregunta de por qué no hacen los aviones del material de la caja negra

Aunque esta cuestión debería sobrar por cuestiones lógicas, nos ha pasado que más de uno la ha preguntado, medio en broma, medio en serio. La caja negra es pequeña y se necesita que tenga gran resistencia, de hecho tiene que pasar numerosas pruebas de impacto, de presión, de aplastamiento, de ignifugación, etc, por eso está hecha de titanio. Podríamos pensar que un avión requiere los mismos requisitos de resistencia, pero no existe hasta la fecha un material que proporcione esas características y sea tan liviano como los actuales elementos que componen el avión. O por lo menos si existe no es económicamente factible incorporarlo a gran escala.

 ¿Y si la caja negra cae al mar?

Muchas catástrofes aéreas ocurren en alta mar, por lo que de nada sirve que el conjunto del avión, incluido la caja que registra los datos, se pierda en el fondo del mar. Tiene que ser capaz de emitir algún tipo de luz o sonido para conseguir que pueda ser recuperada.

Todas las cajas negras llevan actualmente incorporada una baliza de localización sub-acuática. Lo que hace es transmitir un tono de frecuencia que sólo es detectado por receptores especiales.  Como mínimo debe tener energía para 1 mes  y su frecuencia es detectable desde más de 5.000 metros.

¿Sabes dónde se sitúa en el avión?

situación caja negra

Las cajas negras se sitúan en la parte trasera del avión, porque estadísticamente está comprobado que es la parte del avión que menos daño recibe en caso de colisión. Además cuando un avión cae en picado (sentimos por la dureza de las palabras) el primer impacto se lo lleva el morro del avión, y la cola es la parte última en colisionar con el suelo o agua.

El nuevo sistema de cajas negras

Se están estudiando nuevos materiales y sistemas para incorporar a las cajas negras información audiovisual de lo que ocurre en el interior de la cabina. De esta forma se podrá observar en formato de vídeo qué es lo que ocurrió exactamente, ayudando a mejorar los futuros diseños de los aviones para reducir el número global de accidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *