Guardar un minuto de silencio

guardar un minuto de silencio¿De donde viene la costumbre de guardar un minuto de silencio?

Por desgracia, el guardar un minuto de silencio es algo que de vez en cuando nos acompaña en nuestra vida cotidiana. Pero…  ¿Sabes de donde procede esta constumbre?.

 

Hace unos meses hablábamos sobre el luto y por qué vestíamos de negro, por desgracia también es una costumbre que va de la mano con la de guardar un minuto de silencio.

Lo curioso sobre este tema es que la primera vez que se hizo este acto, no se guardó un minuto de silencio sino que se guardaron 2 minutos de silencio.

Estos dos minutos se guardaron el 11 de noviembre de 1919 a las 11 horas… ¿os suena esta fecha? Si, es justo un año después de acabar la Primera Guerra Mundial.

El periodista y soldado Edward Honey fue el que tuvo la idea de guardar silencio durante dos minutos como muestra de respeto y homenaje a las víctimas de la Primera Guerra Mundial.

guardar  un minuto de silencio

Edward Honey cuando terminó la guerra se instaló en Londres, desde donde el 8 de mayo de 1919 mandó una carta al periódico Evening News, en la que pedía que se hiciera un acto conmemorativo para recordar el final de la guerra, que fue firmado a las 11 en el  día 11 del mes 11 de 1918.

Especialmente lo que no le gustó a Edward fue que cuando la guerra acabó, la gente salió a las calles a celebrarlo. No creía que el beber, bailar y cantar fuera una forma adecuada de homenajear y recordar a las víctimas de esta guerra, por lo que propuso que se guardaran dos minutos de silencio.

Por lo visto esta carta llegó a manos del rey George V, al cual le pareció una idea buena y se encargó de que esos dos minutos de silencio se llevaran a cabo.

En un principio se creyó que fue Sir Percy Fitzpatrick el que tuvo la idea de los dos minutos de silencio, ya que el 27 de octubre de 1919 envió una carta al secretario del rey, pero con el tiempo vieron que varios meses antes Edward había enviado la carta al periódico.

Espero que esta curiosidad os haya gustado.

Un saludo. La vida cotidiana.

¡Vota este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *