La curiosa historia de las lentes de contacto

Las lentillas o lentes de contacto no son tan «modernas» como pensamos…

Las lentes de contacto son, a día de hoy, un gran instrumento para dejar las gafas en casa y seguir viendo «como un águila». Aunque algunos/as lo utilizan por motivos estéticos, las lentillas vienen muy bien cuando se practican deportes, nos bañamos en el mar o en la piscina, o hacemos actividades que suponen mancharnos. Imagínate lo molesto que es llevar gafas y que esté lloviendo o que te salpiquen gotas. Ahora bien. ¿Realmente son tan modernas las lentillas o estaban ya inventadas en la mente de un genio a la espera de buscar el material idóneo? 

La historia de la corrección de la vista no es tan moderna como pensamos. El origen de las gafas data de finales del siglo XIII, a manos de un artesano vidriero italiano. O al menos, eso es lo que se piensa, pues esto nunca ha sido concretado con exactitud. La pérdida de visión era un incordio para muchísimas personas, que veían cómo con el paso de los años se iba perdiendo capacidad de ver de lejos o de cerca, imposibilitándole tareas tan cotidianas en aquella época como la lectura o escritura, la costura o la caza o lucha.

Si las gafas tienen ya 800 años, según los datos históricos, las lentes de contacto, por supuesto, tenían que esperar bastante más. Sin embargo, no mucho más. Al menos la idea.

La historia de Leonardo da Vinci y las lentes de contacto

Tenemos que esperar alrededor de 300 años para que a un genio de la época se le ocurriese una sencilla forma de corregir la visión: introducir la cabeza dentro del agua permitía alterar la visión, ya sea para bien o para mal. Estamos hablando de alrededor de 1.508, lo cual era una proeza impensable para nosotros que una «lentilla» tuviese tanto tiempo.

Lógicamente, en aquella época no existía ningún material que pudiese ser sanitariamente higiénico y corrigiese la visión al introducirlo en nuestros ojos. Sin embargo, la idea estaba ya en el aire, sólo que aún faltaban los medios (como muchas cosas actuales).

Teníamos que esperar 300 años más…

300 años después de que Leonardo da Vinci sembrara la idea, Sir John Herschel, un astrónomo de origen inglés, se le ocurrió la idea en 1.827 de hacer moldes de ojos de personas con problemas de visión para acoplarle un «material» que corrigiese dicho problema. Sin embargo, hasta la fecha no había una solución factible a tal necesidad. Las gafas seguían reinando.

60 años después, FA Muller, un soplador de vidrio (imagináos por dónde van los tiros…), fabricó la primera lente de contacto, de vidrio, a partir de la idea de John Herschel. En este año se creó la primera lente de contacto de vidrio. ¡Miedo da! 🙁

Después de esta idea y su fabricación, tenía que pasar obligatoriamente por las manos de un médico, para diseñar una lente de contacto de cristal que no fuese dañina para el ojo y tuviese la curvatura ideal para corregir cada uno de los problemas de visión (miopía, astigmatismo, hipermetropía, etc.).

AE Fick (un médico de origen suizo) y Edouard Kalt (un parasitólogo) modificaron la fabricación de dicha lentilla de cristal y la adaptaron, de la mejor forma posible al ojo. Sin embargo y como es lógico, sólo podían estar unas pocas horas en el ojo sin que empezasen a originar problemas. ¡Lógico!

Lente de contacto de plástico

Dejamos atrás el siglo XIX…

No todo el mundo accedería a ponerse un trozo de cristal en el ojo para corregir su visión, estando aún las gafas y, cada vez más, con diseños más mejorados. Imagínate que, por cualquier causa, el cristal se rompe dentro del ojo y causa una escabechina.

Lo bueno es que la idea ya estaba inventada y cada vez más se iba puliendo. Tan sólo hacía falta un material nuevo, hipoalergénico, sencillo, barato, higiénico y cómodo de llevar.

Aquí es cuando el plástico hace acto de aparición en las lentes de contacto. Entramos en el siglo XX…

En 1.936, 3 años antes de la II Guerra MundialWilliam Feinbloom (un optometrista de Nueva York) introdujo el uso del plástico para la creación de lentes de contacto con este material. Como aún se desconocía la manera de darle forma al plástico para corregir la curvatura del ojo (el origen de los problemas de visión), las lentillas de aquella época aún llevaban el centro de vidrio y un anillo de plástico rodeaba el centro,

Dichas lentes de contacto aún tenían que ser un verdadero suplicio para quien las llevara…

12 años después y sabiendo que el plástico debía de ser el material definitivo para las lentillas, se ideó la primera lente de contacto totalmente hecha de este material. Este hito se le atribuye a Kevin Tuohy, un óptico de origen americano.

El plástico se instauró de forma definitiva en las lentes de contacto

A partir de aquí y una vez que la idea del formato de la lentilla estaba resuelta, sólo quedaba mejorar el formato. Habría que hacerla más cómodas, mejorar aún más la visión, hacerlas más higiénicas y, en definitiva, llegar hasta las actuales lentes de contacto.

Sin embargo, aún se seguía con las lentes de contacto duras, que no terminaban de ser tan cómodas como las actuales, y de las que yo mismo recuerdo ver a familiares y amigos llevarlas puestas hasta hace relativamente poco (¿unos 10 años?).

A partir de 1.950, diferentes expertos en optometría y visión, mejoraron los materiales utilizados, como el hidroxietil metacrilato (HEMA), hasta llegar a las casi actuales lentillas de plástico blando.

Uso de lentes de contacto blandas y duras

En cuanto al uso actual de las lentillas blandas en comparación con las duras no hay color. Aunque hay una cantidad pequeña de la población que aún continúa usando lentes de contacto duras, el 90 % de las personas que usan este tipo de «instrumento de visión» las usa blandas.

No hay color, son más cómodas de poner y quitar, más cómodas, más higiénicas (se desechan antes), etc.

Lentes de contacto de colores
Lentes de contacto de distintos colores y formatos

Como curiosidad deciros que las lentes de contacto desechables de 1 solo uso empezaron a ponerse de moda en 1.995. Están perfectamente indicadas para personas que usan esporádicamente lentillas, por lo que prefieren usarlas nuevas y tirarlas en cuanto les de un uso de un solo día.

Para aquellas personas que usan lentillas de forma cotidiana (diario o casi diario), es preferible comprarlas reutilizables para 1 mes.

¡Ah! y no me seáis tacaños. Gastad tanto líquido de las lentillas como necesitéis, no los sutituyáis por agua o cualquier otro medio líquido, y desechádlas en cuanto notéis que están sucias. Vuestros ojo os lo agradecerá. 🙂

Un saludo. La vida cotidiana.

¡Vota este artículo!

Un comentario sobre “La curiosa historia de las lentes de contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *