¿Hasta donde llegará la inteligencia artificial?

Actualmente hay una distancia abismal entre la robótica que conocemos y la que vemos en las películas. Cada vez más intentamos construir robots que se parezcan a los humanos, sin embargo existe ese gran talón de Aquiles que es su inteligencia artificial. ¿Conoces este concepto o te ayudamos a conocerlo?

Los pilares básicos de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial nace prácticamente en 1956 cuando John McCarthy (un informático eminente) definió el concepto y las bases de la IA, con el objetivo de crear robots y máquinas inteligentes. Lo que se intenta es llegar a conseguir igualar o superar la forma que el ser humano tiene de razonar las cosas para conseguir un fin. Esto, si lo pensamos fríamente, es muy dificil, ya que hay que introducir en la máquina cantidades ingentes de información que le permitan procesarla para llegar a un fin. O mejor dicho, enseñarle al robot a través de la inteligencia artificial a fabricar sus propios pensamientos.

Un robot es capaz de reproducir una canción con un instrumento de música pero no de crearla

Sobre este «problema» se está trabajando muchísimo y poco a poco se están obteniendo algunos resultados. Actualmente ya sabemos crear máquinas que sean capaces de reproducir con un instrumento una partitura de música, por ejemplo, pero poco a poco la inteligencia artificial se encamina a generar expresividad al robot para que cree su propia música, y por supuesto, intentar que ésta sea agradable. 😉 Eso sí, hablamos de música, de escribir un libro, de generar una opinión, etc.

¿Puede un robot adquirir una inteligencia equiparable a la del ser humano?

El principal problema que existe hoy en día es la versatibilidad. Es decir, y explicado de la forma en la que intentamos hacerlo en la vida cotidiana, es intentar que la máquina, con su inteligencia artificial, sea capaz de realizar varias acciones que poco o nada tienen que ver entre sí.

Por ejemplo, ya somos capaces de crear robots u ordenadores que nos superan (Deep blue en ajedrez), ahí queda todo. Sin embargo, el ser humano, después de perder al ajedrez con esta máquina es capaz de jugar con maestría al ping pong, al dominó, a las cartas, cocinar bien, etc. Aquí viene el concepto de «el que mucho abarca, poco aprieta» , si te especializas en algo, perderás conocimiento o destreza en otros campos, y viceversa.

Según Ramón López de Mántaras, doctor en física de la Universidad de  Toulouse y doctor en informática por la Universidad Politécnica de Cataluña, por mucho que pasen los años (100.000 o 200.000 años) o se desarrolle nueva tecnología en relación a la inteligencia artificial, un robot nunca podrá equipararse a un ser humano, si no que existirá una nueva forma de inteligencia, totalmente distinta a la nuestra. Igual, superior, inferior… da igual, distinta.

Lo obvio para los humanos es complicadísimo para los robots, y viceversa.

Futuro de la inteligencia artificial

Otro punto de vista, volcar nuestro cerebro a un usb

Como se dijo Harry el Sucio: «las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo», aquí ocurre lo mismo. Raymond Kurzweil opina que en un futuro será posible conectar la tecnología del ordenador con nuestro cerebro. Así podremos descargarnos información que «no necesitemos» en ese momento, reparar conocimientos, etc. Algo parecido a Matrix, por lo que hace que pierda un poco de confianza con respecto a esta forma de inteligencia artificial.

 Nos quedamos con una última frase,antes de terminar de hablar de la inteligencia artificial, de Mántaras, que dice lo siguiente:

«En el futuro… creo que se irá acortando la distancia entre nuestra inteligencia natural y la inteligencia artificial porque, por un lado, vamos dotando a las máquinas de algunos aspectos de sentido común, y por otro, me temo, la humanidad está perdiendo el sentido común».

¿Por qué camino crees que evolucionará la inteligencia artificial?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *