La mantis marina y sus increíbles puñetazos

Los famosos puñetazos de la mantis marina o langosta boxeadora

Hoy vamos a hablar sobre un animal que podríamos incluirlo directamente en nuestro top curiosos, o sino ya veréis cuando leáis algo sobre él. A modo de resumen podríamos deciros que un puñetazo de la mantis marina acelera como un disparo del calibre 22… ¿no quieres saber más? Sigue leyendo.

La mantis marina o langosta boxeadora es un crustáceo que pertenece al orden de los estomatópodos pero que se le llama comúnmente mantis por su gran parecido con éstas. Son animales muy agresivos que suelen vivir solos escondidos en sus madrigueras, por eso no se les conoce mucho.

mantis marina

Los “puñetazos” de la mantis marina

Existen bastantes especies de mantis marinas que se dividen en un par de grupos según la técnica de ataque que utilizan y el tipo de garra que tienen:

Las mantis marinas perforadoras poseen los apéndices con formas puntiagudas para poder atravesar y apuñalar a sus objetivos.

Las mantis marinas trituradoras poseen los apéndices con forma de garrote para poder pegarle a sus presas como si de un bate de beisbol se tratase. También tienen un pequeño pincho que utilizan en las peleas con individuos de su misma especie.

Ahora llega lo impresionante del tema, la velocidad a la que pegan los “puñetazos” y la resistencia que poseen estas garras ya que con semejantes velocidades y fuerzas no sufren daños.

Las mantis marinas trituradoras pueden llegar a alcanzar una aceleración de más de 10.000 G y unos 23 metros por segundo de velocidad. Cuando los apéndices golpean su objetivo, sobre él se producen burbujas de cavitación que colapsan rápidamente provocando sonoluminiscencia,  un aumento de temperatura de varios miles de grados en algunos puntos concretos de la burbuja y una onda lo suficientemente potente como para volver a infligir daños en su presa o aturdirla en caso de que fallara su primer ataque.

Como podéis ver en el video, la mantis marina destroza el caparazón de una almeja con unos cuantos “puñetazos” de los suyos, la verdad es que la primera vez que lo vez impresiona que algo tan pequeño pegue con semejante fuerza. Pero otra cosa increíble es la resistencia que poseen sus “puños” o apéndices. Hoy en día se está investigando sobre su composición y estructura, ya que algo con tanta dureza seguro que tendría muchas aplicaciones en nuestra vida cotidiana, sobre todo en temas de blindaje y la industria en general. ¿Será más duro que el diamante o el lonsdaleite? Seguramente… si alguien lo confirma que lo diga en comentarios (he encontrado alguna cosilla por Science que dice que sí, pero a saber).

Mirad si son resistentes, que en alguna ocasión que otra las mantis marinas han sido capaces de romper el vidrio de los acuarios, por lo que suelen utilizarse acuarios reforzados para poder albergarlas.

Como en el cóctel Mólotov, podéis ver a cámara lenta cómo es un veloz puñetazo de la mantis marina, Fijaos en el minuto 2:07 cómo aparecen las burbujas de cavitación de las que hablábamos anteriormente.

Y para acabar, os dejo una infografía buenísima que podéis ver haciendo click aquí, que aunque esté en inglés es muy fácil de entender a la vez que humorística e instructiva (hoy solo hemos hablado de los puñetazos de la mantis marina, pero otras cosas destacables sobre ellas son sus impresionantes capacidades visuales, seguro que no tienen que andar achinando los ojos para poder ver bien como nosotros 😉 )

Un saludo, La vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *