Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

La menta y el frescor en la boca

menta frescor bocaLa menta y el frescor en la boca

Qué hay más cotidiano que tomarnos un chicle de menta o lavarnos los dientes con una refrescante pasta de dientes con toques de menta pero… ¿por qué la menta nos refresca el paladar? Hoy vamos a verlo.

En entradas anteriores ya hablamos sobre frío en la boca, en concreto de la cefalea del helado (sí… ese molestísimo dolor de cabeza que nos da cuando comemos mucho helado rápidamente), pero el mecanismo de generar frescor de la menta es diferente.

El principal responsable de generar frío en nuestra boca es el famoso mentol, un alcohol secundario que podemos encontrar en el aceite de la menta. Seguro que os suenan los caramelos mentolados.

menta mentol¿Por qué el mentol refresca y da sensación de frío?

La estructura química del mentol permite que éste encaje en los receptores del frío haciendo creer al cerebro que estamos teniendo frio. Dicho así suena muy burdo, concretemos un poco más.

El mentol es un agonista selectivo de los canales CMR1 (Cold and Menthol Receptor 1, en castellano sería algo así como receptores de frio y mentol 1) a los que  también se les conoce como TRPM8 y están localizados principalmente en la piel y algunas mucosas como la boca.

Normalmente estos receptores se activan con el frío ambiental pero algunos compuestos químicos como el mentol o el eucaliptol son capaces de engañarlos  haciendo que entren iones de Sodio y Calcio a la célula, despolarizándolos (ya que al fin y al cabo son canales iónicos estos receptores) y generando un potencial de acción.

¿Por qué cuando aspiramos aire por la boca sentimos más frescor aún?

Lo que ocurre aquí es que al estar previamente activados los receptores CMR1 o TRPM8 su sensibilidad es aún mayor  y hacen creer al cerebro que la gran cantidad de aire que está pasando por la boca está más frío de lo que realmente está.

menta respirar frescor

Otros usos del mentol.

Seguramente a alguno de vosotros le hayan mandado alguna vez pomadas o sprays “refrescantes” pero con otros fines terapéuticos como puede ser la de calmar el dolor, ya que en muchos casos la sensación de frío reduce en cierta manera el dolor. Un ejemplo podría ser en quemaduras, dolores musculares e incluso ortodoncias dentales (que también suelen recomendar tomar bebidas líquidas).

Si no me crees busca por tu casa un bote del famoso spray Reflex y comprobarás que uno de sus componentes es el mentol.

En una próxima entrada hablaremos de lo contrario, la relación que hay entre el calor y el picante, la escala Scoville y qué hacer para paliar el picante.

Un saludo, La vida cotidiana.

 

 

¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *