Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

¿Por qué tenemos cosquillas?

cosquillasLa agradable-desagradable sensación de las cosquillas

Las cosquillas pueden ser una sensación agradable o desagradable según la zona donde se hagan, e incluso pueden llegar a ser un instrumento de tortura. Sabiendo esto, ¿cómo reacciona el cuerpo humano ante esta sensación y por qué nos producen risa? Hoy, en la vida cotidiana os contamos las curiosidades que rodean a las cosquillas.

Las cosquillas producen una sensación a partir de reacciones nerviosas que desembocan en la risa involuntaria. Si el contacto que nos provoca la risa es de poco tiempo es agradable, pero si por el contrario nos intentan provocar cosquillas constantemente llega a ser desagradable.

No pensemos que somos los únicos. Cualquier mamífero puede llegar a tener esta misma sensación y forma parte del estímulo de aprendizaje madre-hijo de muchos animales (la risa es uno de los primeros mecanismos de comunicación entre el hijo y su progenitora).

¿Qué partes del cuerpo son más sensibles a las cosquillas?

Tenemos partes del cuerpos más sensibles que otras. Por ejemplo, las plantas de los pies y de las manos, las axilas, la cintura, las costillas, las rodillas etc. Según el profesor Robert Provine, profesor de psicología y neurociencia de la Universidad de Maryland) la peor zona es la axila, seguida de las plantas de las manos y los pies.

¿Por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos?

Seguramente muchos de vosotros os habéis preguntado esto alguna vez. La respuesta es muy sencilla. Porque sabemos que nos las vamos a hacer. Tenemos un mecanismo cerebral que anticipa nuestro movimiento bloqueando la zona que va a ser sometida a la “tortura” y es imposible que nos podamos engañar. Por otro lado, podéis pensar que ya sabéis dónde os va a hacer cosquillas otra persona e intentar “bloquearlas”. Se puede conseguir cierta resistencia pero como nuestro cerebro no conoce la presión o intensidad de las cosquillas sobre nuestro cuerpo, al final pueden conseguir su objetivo que es provocarnos la risa involuntaria.

mecanismo de las cosquillas

No podemos predecir la trayectoria del movimiento si las cosquillas vienen de una persona externa. En cambio si nos las hacemos a nosotros mismos nuestro cerebro “cancela” el efecto de la sensación

Las cosquillas pueden llegar a ser agradables hasta que se convierten en un instrumento de tortura

No penséis que estamos exagerando ya que desde hace muchísimo tiempo se viene utilizando como instrumento de tortura, para sacar información a la gente. Por ejemplo, los romanos utilizaban un curioso método que os va a sorprender. Ataban a las víctimas de los tobillos, mojando sus pies con agua y sal y soltaban cabras para que lamiesen una y otra vez las plantas hasta que llegaban a producir ampollas y rozaduras. También se solía utilizar plumas de aves que rozaban las zonas más sensibles y susceptibles de provocar sensaciones desagradables hasta que el individuo confesase.

¿Sabías que podemos tener cosquillas sólo por saber que nos van a tocar?

¿Por qué tenemos cosquillas?
¡Vota este artículo!

One Comment

  1. marijuli

    7 mayo, 2015 at 04:30

    las odio -.-`

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *