Ley de Murphy. ¿Quién fue él?

Todos en algún momento de nuestra vida cotidiana hemos hecho referencia a la Ley de Murphy, y más o menos sabemos por dónde van los tiros de esas “leyes” pero… ¿quién fue Murphy? ¿Por qué dijo eso?.

Bueno, este tipo de historietas la verdad es que no están muy documentadas y las fuentes no es que sean muy fidedignas, pero aun así hablaremos un poco sobre la ley de Murphy y lo que hemos ido encontrando por la red, todo sea por echar unas risas.

Si ahora mismo preguntáramos a alguien cuál es la ley de Murphy todos dirían sin dudarlo un:

“Todo lo que puede salir mal, saldrá mal”

O algo parecido a esto, pero vamos a ver cómo han evolucionado las diferentes expresiones que se le han atribuido.

¿Quién fue Edward A. Murphy?

Como puedes imaginar, fue a él a quien se le atribuye la autoría de la frase (por aquello del apellido). Edward fue un ingeniero aeroespacial de los EE.UU que se encargaba principalmente de sistemas de seguridad, entre los proyectos importantes en los que trabajó destacan el Proyecto Apolo y el helicóptero Apache.

¿Cómo apareció la Ley de Murphy?

Como decíamos antes, no hay nada muy claro… unos dicen unas cosas y otros otras, su hijo dice una cosa y sus compañeros de trabajo otras pero bueno, no se alejan mucho entre ellas.

Por lo visto todo comenzó en unas pruebas que estaba realizando la Fuerza Aérea de los EE.UU en 1949 (ya sabéis, siempre ha habido y hay ese inquietante afán de ser el número uno en temas armamentísticos, en otras ocasiones hemos hablado de algunas consecuencias como son el reloj del apocalipsis y los niveles de alerta DEFCON).

En concreto en estas pruebas lo que se buscaba era ver cuál era la fuerza G que podía resistir un ser humano en una frenada muy brusca. Para ello en un principio se utilizaban muñecos parecidos a los que hoy en día se utilizan para las pruebas de seguridad de coches (que por cierto, ahora van a comenzar a utilizar cuerpos humanos reales de personas que donaron su cuerpo a la ciencia al fallecer).

Posteriormente el que era capitán en aquél momento decidió utilizar su cuerpo para el experimento de desaceleración y llegaron a la conclusión de que las sensaciones que el capitán describía no eran acordes con las medidas que en ese momento reflejaba el instrumental utilizado. Aquí es cuando aparece Edward Murphy y propone utilizar otros sensores en el arnés del capitán para medir de forma electrónica qué fuerza se ejercía sobre ellos.

Como suele ocurrir en los laboratorios, Murphy no iba a “mancharse las manos” con cosas menores, por lo que la tarea de poner los sensores en el arnés se la encomendó a su asistente, y este como también suele ser común… lo hizo mal, por lo que no dio ningún tipo de resultado.

Cuando Murphy se dio cuenta de que los cables estaban colocados al revés, pilló un cabreo bastante serio y le echó la culpa a su asistente, creando el comienzo de lo que hoy conocemos como Ley de Murphy. Dijo algo así como:

“Si esa persona tiene una forma de cometer un error, lo hará”

Aunque no fue realmente hasta pasado un tiempo cuando los compañeros de trabajo hablando sobre el tema se refirieron a este caso como ley de Murphy (de forma cómica) y la modificaron a un simple “si puede ocurrir, ocurrirá”.

Como decía antes, existen otras versiones como las del hijo, pero como las veo demasiado cometidas paso de escribirlas aquí, me gusta más esta. Es lo que tiene estas cosas… que cada uno piense lo que quiera, como pasa en el origen de la palabra testificar.

La ley de Murphy saltó a la fama cuando el capitán Stapp (el que utilizó su cuerpo en el experimento) en una conferencia citó y explicó la ley de Murphy.

Una tostada siempre se caerá por el lado de la mantequilla

Ley de Murphy

Esta es una de las “Leyes de Murphy” más conocida, en realidad la tostada puede caer por el lado de la mantequilla y por el lado sin mantequilla, solo que nosotros siempre nos vamos a acordar de cuando se calló en el lado de la mantequilla porque algo malo ocurrió.

Algo parecido ocurre cuando juegas al póker de forma medio asidua (y os lo dice un jugador que pasaba bastante tiempo jugando antes de la incoherente e irracional regulación que se ha llevado a cabo en España, algunos sabréis por dónde van los tiros), al final acabas recordando cuando te hicieron un bad beat a ti en un momento crucial pero no cuando tú lo hiciste.

Pues un investigador de Birmingham decidió estudiar y demostrar por qué ocurría tan frecuentemente el hecho de que la tostara cayera por el lado de la mantequilla y demostró que no era por el hecho de que estuviera impregnada por mantequilla o mermelada, sino que la altura desde la que normalmente se caían (la altura de una mesa) hacía imposible físicamente que la tostada diera más de media vuelta.

Por ello le dieron un premio Ig Nobel de física, que para los que no los conozcan no tienen nada que ver con los Premios Nobel de los que ya hablamos en su ocasión, en los Ig Nobel lo que se busca es que el descubrimiento haga reír en cierta manera a la gente y la vez que les haga reflexionar.

La Ley de Finagle

Esta ley suele ser confundida con la Ley de Murphy, la ley de Finagle dice que:

“Algo que pueda ir mal, irá mal en el peor momento posible”

Un saludo, La vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *