Los ronquidos durante el sueño

ronquidos¿Por qué se producen los ronquidos?

Alguno de vosotros/as estaréis acostumbrados/as a escuchar los ronquidos por la noche. Realmente es un problema porque cuando la otra persona parece que duerme plácidamente nosotros tenemos problemas para conciliar el sueño. Hoy en la vida cotidiana vamos a conocer que leches sucede en nuestro cuerpo para generar ese sonido tan molesto.

Los ronquidos son el sonido que se produce por el hecho de haber una «resistencia» que impide la salida correcta del aire. Dicho de este modo puede llegar a ser un problema si no permitimos que el aire entre o salga bien a nuestros pulmones. Pues de hecho sí. Dependiendo de la fuerza (o gravedad) del ronquido se hace necesario acudir a una consulta médica por una posible apnea obstructiva de sueño o síndrome de apnea del sueño .

Cerca del 40 % de hombres y el 20% de las mujeres emiten ronquidos de manera regular durante el sueño. Son unos porcentajes bastantes elevados como para no conocer el origen de los ronquidos, su causa y algunas soluciones, ¿no?

Volviendo al tema de la obstrucción que provoca esa resistencia al flujo del aire. Tenemos una estructura bucal y del sistema respiratorio «fácilmente» congestionable. Bueno, vamos a intentar explicarlo mencionando algunas zonas de la garganta y claro está, como la gran mayoría no somos médicos, vamos a poner fotografías.

faringe
Partes de la faringe
Fuente: wikipedia

La faringe se divide en tres partes (nasofaringe, orofaringe y laringofaringe) donde conviven además en poco espacio la parte alta de la garganta, lengua, campanilla o úvula, el paladar blando, etc. Están tan «apretujadas» que cuando alguna de estas partes contacta con la otra se producen vibraciones que provocan el sonido de los ronquidos.

Claro, entonces esta teoría ciertamente explica por qué las personas con problemas respiratorios tipo obstrucción nasal, resfriados, inflamación de amígdalas y demás tienen más facilidad para roncar durante su enfermedad.

¿Los niños roncan?

¡De esto no se libra nadie! Los niños tienen una capacidad respiratorio menor y sus ronquidos se oyen menos pero aun así pueden ser perceptibles. Eso sí, la población de niños que roncan es bastante más reducida con respecto a la población adulta, es de 2 de cada 100 Algunos niños roncan esporádicamente como consecuencia de pequeñas obstrucciones de las vías respiratorias (alergías, resfriados, etc.) y otros niños lo hacen de forma crónica. Los ronquidos infantiles están relacionados con los adenoides o vulgarmente conocidos como vegetaciones. Las vegetaciones son unas glándulas que forman parte del sistema defensivo de los niños (y desaparecen en la edad adulta) que están situadas entre la nariz y la garganta, y ya sabemos que cualquier obstrucción de las vías puede originar los ronquidos.

ronquidos

¿Qué remedios propone la vida cotidiana para evitar los ronquidos?

Bueno, internet está plagado de ellos. Vamos a mencionar algunos de ellos por alguno de nuestros lectores o lectoras es susceptible a los ronquidos y quiere probar alguno de ellos:

  • Aceites esenciales tipo menta o eucalipto que alivian las vías respiratorias y ayudan a la libre circulación del aire.
  • Evitar el estress: llegar a la cama relajados puede reducir el sonido de los ronquidos. Al estar calmados la obstrucción de la garganta es menor y existe menos contacto entre la partes de la faringe y garganta (como un cantante de ópera que hace ejercicios de relajación para cantar mejor).
  • Elevar la cabeza: si usas almohadas elevadas la lengua no se repliega tanto hacia la garganta, hecho que provoca una obstrucción de las vías y como consecuencia de esto los ronquidos.
  • Cambiar de posición: aunque parezca mentira, hay gente que se despierta con sus propios ronquidos. Esto generalmente no es así y en la mayoría de ocasiones ni nos enteramos. Necesitamos de otra persona (sufridora) que nos diga que posición es la mejor para emitir menos ronquidos.

¿Has tenido alguna vez ronquidos o los sufres de alguna persona cercana? ¡Cuéntanos cuales son tus remedios cotidianos!

¡Vota este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *