Megatropolis, la ciudad aérea

El proyecto Megatropolis y la ciudad «flotante»

Está claro que en pleno siglo XXI no nos podemos considerar científcamente avanzados como para plantear cosas así. Sin embargo, la mente humana nos lleva varios años de ventaja, y ya hemos sido capaz de planificar nuestra vida en Marte (aún siendo imposible tecnológicamente, a día de hoy), pensar naves interestelares y ciudades flotantes, como Megatropolis. Aún así, vamos a contaros un poco más de este proyecto futurista.

El concepto de Megatropolis nace de la necesidad de huir de ciudades terrestres cada vez más contaminadas. Conociendo las noticias de que las principales capitales del mundo (Londres, Tokio, París, etc.) sufren diariamente los efectos de la contaminación, no estaría de más disponer de una ciudad gigantesca que surgiera por encima de las nubes, donde escapar de todos los efectos tóxicos del smog y la lluvia ácida, que cada vez es más frecuente.

Megatropolis, la ciudad aérea

Indudáblemente, actualmete es una utopía impensable gestionar una ciudad «flotante», con medios de transporte aéreos, y que sea gestionada de manera eficiente y sin medios de contaminación. Más aún cuando todavía, en pleno 2.014 el ser humano no ha sido capaz de generar una fuente de energía no contaminante, que no esté influenciada por los designios de la naturaleza. Esperemos a ver los avances de la orina y la producción de energía.

¿Cómo es Megatropolis, la ciudad aérea?

Megatropolis, ciudad aérea

Este concepto de «ciudad en el aire» ha sido originalmente planteado por el arquitecto Tsvetan Toshkov. Es un formato totalmente futurista donde se colocarían unos cimientos desde la tierra y a partir de ellos levantarían gigantes plataformas por encima de las nubes que serían la base de edificios rodeados por grandes masas vegetales.  Acordaros del Kingdom Tower y su gran altura.

De hecho, todo el equipo de diseño se ha basado en la forma de la flor de loto (Nelumbo nucifera), conocida por resurgir de aguas y formar una flor muy característica y apreciada. Es una alegoría a como puede surgir algo así de la Tierra, que día tras día está en peor estado.

Fotografías y montajes hay muchísimos para dejar llevar la imaginación de como podría ser una ciudad así. Sin embargo, mejor un vídeo que las fotografías que os hemos puesto. Aquí lo tenéis. ¡Disfrutad de Megatropolis!

Qué pensáis vosotros. ¿Preferís dedicar los esfuerzos de las investigaciones a solucionar problemas reales o sumergirse en proyectos futuristas que, a día de hoy, no tienen mucha cabida? Os esperamos en los comentarios.

Un saludo. La vida cotidiana-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *