¿Por qué a los caramelos les pusieron envoltorio?

caramelos¿Por qué a los caramelos les pusieron envoltorio?

Hace un tiempo viendo un documental respondieron a esta pregunta y la verdad es que me sorprendió ya que nunca habría pensado en ello. Por si nunca te lo has planteado, hoy vamos a contarte una de las curiosidades que te gustan, ¿por qué a los caramelos les pusieron envoltorio?.

Esta pregunta te puede sonar un poco rara ya que hoy en día en nuestra vida cotidiana estamos muy acostumbrados a que todo esté muy individualizado y metido en su respectivo envoltorio, en su gran mayoría de plástico (con los problemas que ello conlleva), pero antiguamente esto no era así y en el caso concreto de los caramelos lo más normal era encontrártelos metidos en urnas, a granel y sin ningún tipo de envoltorio.

Si intentas machacarte un poco la cabeza, te vienen posibles ideas con mucho sentido sobre por qué les pusieron envoltorio, para evitar que los caramelos se queden pegados entre ellos, para evitar mancharnos, para que no se “derritan” y un sin fin de cosas más. Seguramente todas ellas influyeron en cierta manera a que evolucionáramos envolviendo los caramelos en un film pero hay una que fue el desencadenante clave.

Hace bastantes años, un grupo de farmacéuticos decidió analizar los caramelos que estaban expuestos al público sin envoltorio y se llevaron una increíble sorpresa. Las cantidades de urea en estos caramelos era elevadísima.

Caramelos

 ¿Qué es la urea?

La urea es un compuesto químico que podemos encontrar en grandes cantidades en la orina y materia fecal. ¿Acabas de unir cosas? Bien…

Como sospechas, se dieron cuenta de que todos los caramelos que estaban al alcance de cualquier persona y sin envoltorio estaban contaminados por urea o por lo que es lo mismo… restos de orina y material fecal.

La gente llegaba con las manos sucias de ya sabéis que, y al coger su caramelo rozaba y tocaba todos los demás. Para evitar esto decidieron envolver los caramelos de forma individualizada para poder garantizar unas medidas higiénicas mínimas. Nos hemos centrado en los caramelos porque es la historia concreta que yo vi, pero seguramente ocurriera con muchos otros productos.

 Precauciones en nuestra vida cotidiana

Los supermercados como ya sabéis de otras entradas antiguas no intentan más que engañarnos, una de sus técnicas de marketing es ofrecer el producto en una bandeja como muestra.

Y aquí es donde siempre me acuerdo de esta historia, esos productos están sin ningún tipo de protección, cualquier persona cuando llegue a coger un trozo seguramente roce los productos adyacentes y deje su “regalito” ya sea en forma de urea o cosas peores. Yo solo lo dejo caer, vosotros sois libres de aceptar el ofrecimiento y probar la muestra o no.

Yo esta es una de las cosas que intento evitar, al igual que con la contaminación cruzada de alimentos toda precaución es buena.

Y hasta aquí la historia curiosa de hoy. Hablando de caramelos, si alguna vez os habéis preguntado por qué los caramelos mentolados dan sensación de frescor os lo explicamos ahí.

Un saludo, La vida cotidiana.

 

 

¡Vota este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *