Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

¿Por qué cuando me miras me pongo colorado?

rojo de vergüenzaEl enrojecimiento de la piel y las situaciones tensas

En la vida cotidiana estamos sometidos a muchísimas situaciones diarias que hacen que nuestro cuerpo reaccione con cambios metabólicos. Es el caso del enrojecimiento de la piel que ocurre en diferentes situaciones. Cuando tenemos calor, cuando nos golpeamos una zona del cuerpo, cuando vemos a alguien que nos gusta. Vamos a ver por qué ocurre.

Seguramente conozcamos mejor las situaciones en las que nos ponemos rojos por ejercicio físico que las de tipo psicológico (por ejemplo, ver a la chica o al chico que nos gusta o hablar en público). Sin embargo, son dos situaciones cotidianas totalmente distintas pero que desembocan los mismos cambios en nuestro cuerpo humano.

discurso público ponerse colorado

“El enrojecimiento está ligado a la vergüenza, por eso muchos políticos no se ruborizan” -Un cotidiano

Nos ponemos rojos ante el cambio de temperatura

Te faltarían dedos en las manos para contar todas las veces que has entrado a un centro comercial a 23 ºC después de ir por la calle en invierno a menos de 5 ºC. Esos cambios de temperatura quizá te produzcan un buen resfriadopero también provocan en nosotros una reacción interna en la que tenemos que “evacuar” la subida de temperatura que estamos sufriendo.

Eso, nada más y nada menos lo produce nuestro cerebro, mejor dicho, nuestro jefe. Dicho jefe, que es más listo que el mismísimo Lazarillo de Tormes produce una vasocompresión en los vasos sanguíneos cuando hace mucho frío. Cuando algo se comprime (imagínate una tubería o una goma de riego) la velocidad aumenta y se conserva mejor la temperatura. Por la forma en la que están dispuestos, se nota mucho más en las mejillas, cuello y orejas.

Por tanto, cuando cambiamos rápidamente de temperatura, los vasos sanguíneos se descomprimen y en dicho proceso en el que la velocidad de circulación de la sangre se “estabiliza” se produce un sofoco que desemboca en un enrojecimiento de dichas zonas.

Vale, ahora llegamos a la parte psicológica…

¿Por qué nos ponemos colorados por vergüenza?

Tiene sentido lo de ponerse colorado cuando hay cambios de temperatura en nuestro cuerpo pero, ¿qué sucede en nuestro interior para ponernos más rojos que un tomate cuando estamos en una situación de ansiedad?

El hombre es el único animal que se asusta al imaginarse un león.

Una gacela únicamente corre o se pone en situación de defensa cuando físicamente ve o siente a un depredador. En cambio el hombre, con tan sólo pensar que un león puede estar a la vuelta de la esquina, de forma inconsciente, aumenta su ritmo cardíaco, sus músculos se vuelven rígidos y se prepara para luchar o huir.

Lo mismo sucede cuando escuchamos un ruido en plena noche, realizamos un discurso ante la multitud o… sí, vemos al chico o la chica que nos gusta.

ponerse colorado por vergüenza

Esto sucede por la misma premisa que estamos comentando. Cualquier situación desconocida para el hombre es origen de un estado de ansiedad que desemboca en que nuestro cerebro se prepara para afrontar lo desconocido. Dicha forma de afrontar lo desconocido provoca cambios momentáneos en nuestro interior. Aumenta el ritmo cardíaco para conseguir mayor oxígeno en nuestros músculos (sobre todo la parte inferior motora, para correr), así como la compresión de los vasos sanguíneos para aumentar la irrigación, desembocando en un rubor o como se conoce cotidianamente, ponerse colorado.

Y sorprendéntemente no hace falta que el público al que vamos a hablarle nos silbe y abuchee, o que la chica o el chico de nuestros sueños nos mande a tomar viento. Simplemente con imaginarnos esa situación negativa (como dicen las abuelas, prepárate para lo peor…) ya desemboca que nuestro cuerpo se prepare para una situación desconocida. Al fin y al cabo, somos más simples que el mecanismo de una piedra.

¡Por cierto! Para que una maldición gitana desencadene en nosotros un enrojecimiento continuado de la piel  en cualquier situación, ¡haz +1 en las redes sociales! 😉

Un saludo. La vida cotidiana.

¿Por qué cuando me miras me pongo colorado?
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *