Naturaleza

¿Por qué los cerdos se revuelcan en el fango?

¿Por qué los cerdos se revuelcan en el fango?

Esto es algo conocido por todos, es la vida cotidiana pero esta vez de los cerdos (aunque también de algún humano que otro), pero seguramente muchos de vosotros desconozcáis por qué los cerdos están constantemente retozando en lodos y fangos. Por eso, hoy hablaremos sobre ello.

Si sois fieles cotidianos sabréis que ya dimos algunas pinceladas sobre este tema cuando realizamos el artículo sobre por qué sudamos cuando tenemos calor, pero en este vamos a centrarnos un poquito más en los cerdos.

Como recordaréis, la sudoración es un mecanismo de defensa corporal mediante el cual podemos disipar el exceso de calor que producimos, ya sea por ejercicio físico, temperatura exterior alta, etc. Un litro de sudor evaporado es capaz de disipar 580 kcal.

Este sudor es secretado por las glándulas sudoríparas al exterior de nuestra piel, permitiendo de esta manera la evaporación pero ¿Qué ocurre cuando no se poseen glándulas sudoríparas o glándulas sudoríparas funcionales?.

Los cerdos y la ausencia de glándulas sudoríparas

Los cerdos junto con los gatos, perros y otros animales apenas poseen glándulas sudoríparas funcionales por no decir directamente que no tienen. Esto les impide la transpiración y les obliga a buscar vías alternativas para refrigerarse.

Los perros utilizan la lengua para refrigerarse, de ahí que jadeen pero en el caso de los cerdos lo que hacen es revolcarse en el barro y lodo fresquito para refrigerar sus cuerpos. No precisamente necesitan que sean peloides, cualquier cosa fresquita y húmeda que se adhiera a su piel será bienvenida.

Si os preguntáis por qué se les ve tan felices cuando se revuelcan en el fango, no sabría que deciros, pero imaginad que sois un cerdo asado de calor y de repente encontráis un charco de agua o fango, pues la verdad es que te alegra el momento ;).

cerdos felices en barro

El lodo adherido a la piel del cerdo también va a hacerle la función de crema solar, evitando posibles quemaduras por exposición al sol, y mientras escribo esto me acabo de acordar del mito de los hipopótamos, el que dice que “los hipopótamos sudan sangre”, me lo apunto en la lista y ya veréis qué relación hay.

Os dejo un video bastante interesante donde salen unos cerdos retozando en un charco y nuestro improvisado presentador nos recuerda que también utilizan este método para desparasitar sus pieles. Curioso cuanto menos el hecho de que prefieran el charco chico y lodoso al profundo y limpio.

Un saludo, La vida cotidiana.