Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

¿Por qué los niños odian las verduras?

verduras y los niñosLa gran pregunta de la vida cotidiana: ¿Por qué a los niños no les gustan las verduras?

Esta es la gran preocupación e incertidumbre de los padres y madres y a su vez el origen del cabreo en los niños que tienen que comer verduras en vez de un gran filete con patatas. En la vida cotidiana vamos a intentar explicarlo con nuestro rigor cuasi-científico.

Si eres el cocinero o la cocinera de la casa y tienes hijos pequeños, cada vez que se te ocurra hervir cualquier verdura te enfrentarás a un combate épico entre tu y los niños para que se coman las verduras.

Nos surge la duda de por qué existe esa aprensión a las verduras cuando luego otros alimentos menos sanos se lo comen encantados.

¿Es el sabor?

Esta es una gran pregunta. ¿Cómo puede ser que con la gran variedad de sabores y colores  que nos ofrecen las verduras casi todas son rechazadas por los niños?

“No me gusta, las odio, y no me las voy a comer”. Inmediatamente después se cruzan de brazos y miran hacia abajo.  Da igual que no las haya probado, solo con ver el color verde intenso de algunas verduras ya las rechazan.

Según un estudio realizado en el 2.005 por investigadores de Monell Chemical Senses Center de Filadelfia (un instituto científico dedicado a la investigación básica sobre el gusto y el olfato.) sugieren que la respuesta al por qué del odio a las verduras se basa en un gen. Este gen, conocido como TAS2R38 se encarga de las respuestas a estímulos asociados con el sabor amargo. También destacan que no todos los pequeños tienen las mismas copias del gen, pero sí un porcentaje muy alto (79% de los niños en el estudio).

Una gran cantidad de verduras, como coliflor, brócoli, alcachofa, etc, están ligadas al sabor amargo. De ahí nace la posible aprensión a las verduras. Además, el paladar de los niños es mucho más sensible a los sabores que los adultos y percibirán antes y con mayor intensidad la variedad de sabores.

niños verduras

Dicho esto vamos  a ver algunos trucos para luchar contra la genética y darle la dosis de verduras y vitaminas que los niños necesitan. Estos son los consejos de La vida cotidiana.

  • Si quieres que tus hijos coman verduras, come tu verduras. Es la regla de oro. No vale ponerles un plato de coliflor  si tu te estás comiendo un solomillo con patatas (a parte, no es justo).
  • Tienes que ofrecerles verduras de forma constante. No vale que una semana les empapuces de verduras y otra no. Tiene que ir acostumbrándose al sabor o dicho de otra manera, acostumbrar al “gen”.
  • No le ponga un plato de coliflor o de brócoli sólo. Acompáñalo de patatas, carne o algo que le guste.
  • Involúcrate con el tema de las verduras. Si tienes tiempo, enséñales a cultivarlas y se sumarán al placer de comer lo que ellos han cultivado.
¿Por qué los niños odian las verduras?
¡Vota este artículo!

One Comment

  1. Ängela

    15 diciembre, 2012 at 08:41

    Vaya por Dios! ahora resulta que es genético con la guerra que me ha dado mi hijo? Probaré esos consejos, reconozco que el primer consejo he fallado sobre todo en las cenas jeje

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *