¿Por qué se caen las hojas en otoño?

Llega el otoño en La vida cotidiana y las hojas de los árboles empiezan a cambiar de color y caerse, todo el mundo conoce los árboles caducifolio, pero, ¿os habéis pensado a parar por qué se caen las hojas en otoño?

Éste es un hecho cíclico, al acabar el verano y empezar el fresquito, comenzamos  a ver como las hojas de los árboles empiezan a adquirir tonalidades marrones y caerse. Creo que todo el mundo conoce esto, es algo tan cotidiano que nunca nos hemos parado a pensar, ¿por qué hacen esto los árboles?,

¿Por qué se caen las hojas?

Pues bien, como siempre en la vida cotidiana vamos a explicarlo de forma sencilla. Recuerda que nos estamos refiriendo a los árboles de hoja caduca, no perenne.

Como todos sabemos, en el verano las precipitaciones brillan por su ausencia, lo cual provoca que el árbol tenga una falta de agua los meses posteriores. Y si esto lo sumas al acortamiento de los días y el descenso de la intensidad de la luz, da como resultado unas condiciones óptimas para que aparezcan los primeros problemas en la fotosíntesis (recordad que para la fotosíntesis hacía falta principalmente luz, agua y  CO2).

¿Qué es lo que hace el árbol?

Hojas caen en otoño

Pues como la naturaleza es tan sabia, en el momento en el que la productividad de las hojas baja y su mantenimiento pasa a ser energéticamente negativo (cuesta más energía mantenerlas de la que producen), el árbol en un movimiento defensivo e inteligente, decide desprenderse de las hojas y pasar a un estado de reposo, hasta que el otoño (estación no favorable) termine.

Esto lo hace dejando de suministrar savia  y clorofila a las hojas, por eso va desapareciendo el color verde, del cual es responsable la clorofila, y apareciendo el “marrón” u ocre, que es el color base (por decirlo de alguna manera) de la hoja, solo  que no se veía antes porque estaba tapado por el verde.

Finalmente se crea una película entre la base de la hoja y la rama, separando ambas y dejando que el viento las separe… cayendo la hoja “marrón” al suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *