Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Hielo. Ese gran pegamento

hielo en dedos¿Por qué nos quedamos pegados al hielo?

Tan sólo hay que coger un hielo del congelador o coger un cubito de una bolsa para echarnos un cubata (!ay ay!) y ya notamos como se nos queda pegados a la mano. Incluso si tenemos el gen Jackass a más de uno se le habrá ocurrido hacerlo con la lengua, ¡y es mucho peor! ¿Por qué ocurre? Como siempre en la vida cotidiana vamos a dar nuestra particular versión de la historia.

 Todo está relacionado con las propiedades físicas que ocurren cuando la temperatura baja hasta niveles en los que el agua se transforma de estado líquido a sólido. Cuando cogemos un hielo se produce una cesión de frío del hielo a nuestro cuerpo y, por lo tanto, nuestro cuerpo pierde temperatura y el hielo la gana y se derrite. ¿Habéis hecho alguna vez un campeonato para ver quién aguanta más cogiendo un hielo?

Bueno, volviendo al tema, la diferencia de temperatura es la explicación de que se pegue el hielo a la mano, pero no exactamente por esto que os estamos contando. Tiene que ver más por el contenido en agua líquida del componente. ¿Qué? Si sí, pasa a leer el siguiente párrafo

La diferencia entre un ambiente seco y un ambiente húmedo

La temperatura está muy relacionada con la humedad. Generalmente, en un entorno con mayor temperatura existirá mayor humedad relativa. Ojo, todo depende del contenido del agua, y por eso en la playa hay más humedad. Entonces, volviendo al hilo del hielo en el congelador, en ese ambiente congelado no existe agua líquida y el ambiente está muy seco. Todo lo contraria al vapor de agua existente en el ambiente donde los humanos nos movemos (bueno, los esquimales quizá no tanto). Aunque nosotros no lo notemos, existe vapor de agua sobre nuestra piel. La diferencia entre el estado seco del hielo y la capa de vapor de agua de nuestra piel hace que se nos quede pegado. Pero…¿cómo?

Porque cuando cogemos un hielo con la mano está tan frío que congela el agua que tenemos sobre la superficie de nuestra piel y actúa como soldadura. Esta «soldadura» hielo-piel durará el tiempo que tarde el hielo en gotear y derretir esa unión. Por eso, cuando antes hemos mencionado que un cubito con agua o derretido no valía en este experimento era por lo que os acabamos de comentar.

Nos quedamos con que cuanta mayor diferencia de temperatura haya entre el hielo y nosotros mayor capacidad para pegarnos tendrá. La mejor prueba científica la tenemos que hacer sacando un hielo de un congelador cuando tengamos 40º C de fiebre… bueno, mejor retiro lo dicho.

Por último, vamos a comentar esta peculiar foto 🙂

lengua pegada al hielo

Chico, ¡te estás metiendo en un verdadero lio!
Fuente: crownheights

 Lo que está ocurriendo es que está pegando la lengua (totalmente mojada) a una superficie muy fría y seca (por la baja temperatura). En el momento en el que pegue la lengua, por la acción del frío y del hielo se le va a quedar pegada. La lengua está a 36-37º C y húmeda, o sea que no habrá mayor expresión de este fenómeno que en este caso.

¿No os ha pasado esto con un polo que tiene una capa de hielo por fuera?

¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *