Utilizar una servilleta correctamente

¿Sabes utilizar una servilleta correctamente?

¿Qué hay más cotidiano que utilizar una servilleta? Pues aunque sea algo que se utiliza diariamente, aún hay gente que no sabe utilizar correctamente una servilleta.

Ya teníamos un poco abandonada nuestra sección de protocolo en la vida cotidiana, vamos a retomarla centrándonos en las servilletas para que cuando tengamos que salir a comer por ahí mantengamos las formas y el saber estar, aunque parezca mentira algo muy importante ya que a nadie le gusta comer al lado de un “guarro” y puede llegar a decir mucho sobre una persona.

Ya sé que en vuestra casa vais a hacer lo que queráis y cuando salgáis con vuestros amigos de cañas también arramblareis con las mierdi-servilletas típicas de los bares, pero de todas formas espero que os sirva de algo.

Qué hacer con la servilleta

Como ya hablamos aquí, normalmente las servilletas os la encontraréis a la izquierda del plato o encima de éste a modo de decoración (aunque así también se impide que caigan cosas sobre el plato).

Cuando nos sentemos en la mesa, debemos coger la servilleta de donde esté colocada y ponerla sobre nuestros muslos, si por algún casual la servilleta es muy grande, la doblaremos por la mitad. Y se me olvidaba, la servilleta no se coge hasta que el anfitrión no la coge, él será el primero.

Si por alguna razón de fuerza mayor tenemos que ausentaros de la mesa,  nunca nos llevaremos  la servilleta con nosotros, sino que la colocaremos en el lado derecho y un poco arrugada, cuando volvamos de nuestra pausa debemos colocarla de nuevo en nuestro regazo.

Cuando hayamos terminado de comer, debemos de colocar la servilleta ligeramente arrugada en el lado derecho, al igual que hicimos con la pausa, pero si la servilleta tiene algún tipo de mancha o algún tipo de bordado, intentaremos arrugarla de manera que la mancha se vea lo menos posible o que el bordado se quede visible (si la mancha está en el bordado, “esconderla” también). Si por algún casual toda la servilleta está sucia, buscad el lado menos sucio.

Qué NO hacer con la servilleta

Cuando lleguéis a la mesa, no desdobléis la servilleta como si fuera el santo grial ni por el contrario de forma brusca, una leve sacudida es más que suficiente.

La función de la servilleta es la de limpiarse la boca, en concreto los labios o limpiar cualquier tipo de salpicón de comida. Nada de usarla para limpiarse los dientes, los cubiertos, el plato, el sudor, la nariz (aunque si vas a estornudar si puedes taparte con la servilleta, pero solo eso, taparte y nada más)… y un largo etcétera. Sí, a estas alturas hemos visto ya de todo.

No utilicéis servilleteros a no ser que sea en comidas tipo familiar o algún evento especial  que requiera de decoración especial. Si la ocasión es algo formal, nada de servilleteros.

Creo que estas nociones básicas harán de ti todo un comensal y un buen compañero de mesa, un poco de protocolo nunca sobra.

Y a vosotros… ¿Se os ocurre alguna otra regla?

 

¡Vota este artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *