Curiosidades, entretenimiento y explicaciones cuasi-científicas

Verano y niños olvidados en el coche

Verano y niños olvidados en el coche

El verano ha llegado un año más a nuestra vida cotidiana y como si lo que lleváramos vivido no nos sirviera como experiencia, empiezan a aparecer de forma cíclica las típicas negligencias veraniegas y entre ellas está la de dejarse niños olvidados en el coche a pleno sol. Por eso hoy veremos por encima cómo debemos actuar si nos encontramos un niño olvidado en un coche a pleno sol.

Para empezar mejor no entrar a discutir cómo deberíamos definir a los engendros que se dejan olvidados a niños en el coche, ya sea a pleno sol o a plena sombra, pero lo que está claro es que la inteligencia y la responsabilidad no es su fuerte.

niños olvidados coche verano alta temperatura

También existe una variable en este tipo de seres vivos que en vez de dejarse a los niños en el coche cerrados los dejan con las ventanillas abiertas o medio abiertas ya que así ellos en su inmensa sabiduría creen que el coche se enfría (oh, ¡qué considerados!). Esto creo que es peor aún ya que es algo que lo hacen adrede… pero bueno.

Que sepáis que la temperatura en el interior de un coche es capaz de aumentar hasta en 15ºC en menos de 15 minutos, y no… el que abráis un poco o totalmente las ventanillas del coche no va a provocar que este aumento de temperatura no se produzca. Por lo que el coche se convierte en un verdadero horno, perfecto para provocar un golpe de calor o hipertermia a cualquier cosa que se encuentre en interior, ya sea un niño como nos estamos refiriendo constantemente, un adulto o una mascota (algo que por desgracia también bastante frecuente).

El golpe de calor o hipertermia

Se considera un golpe de calor o hipertermia cuando la temperatura de nuestro organismo supera los 40ºC. Llegados a este punto los sistemas de defensa que reducen la temperatura corporal, como la sudoración (de la que ya hablamos anteriormente), no son capaces de reducir la temperatura.

Superada esta temperatura empiezan a desnaturalizarse proteínas entre otras cosas. A partir de los 41ºC de temperatura corporal empieza la muerte cerebral y si se superan los 44ºC la muerte es casi segura.

Si una vez visto esto recordamos que el aparato respiratorio de un niño aún está desarrollándose y no tiene tanta capacidad para reducir su temperatura corporal como un adulto, pues vemos que el dejarse un niño o una mascota olvidada en el interior de un coche es un cóctel Mólotov de circunstancias que si no se solventan a tiempo pueden y tienen un final fatal.

¿Qué hacer si nos encontramos un niño olvidado en un coche?

Creo que todo el mundo es capaz de distinguir a simple vista una situación de peligro en este caso, ¿no?. Un niño que esté encerrado en un coche y tenga calor lo más normal que haga es llamar la atención ya sea llorando, gritando o como sea. En esta parte voy a contar un poco lo que yo haría, que no es otra cosa que buscar ayuda por la zona o a los posibles padres, por diferentes medios pero obviamente sin desperdiciar mucho tiempo. Si por lo que sea estas solo frente a la situación lo primero que has de hacer es liberar al niño o a la mascota de su cárcel calorífica, y para esto no hay otra cosa que romper el cristal del coche.

No penséis que romper un cristal de coche es tan fácil como en las películas cuando el personaje de turno le pega un puñetazo al cristal y lo hace añicos. En la vida real la cosa se complica y bastante, lo que debemos hacer es buscar algo contundente y el pico para poder romper el cristal del coche. Aquí darle rienda suelta a vuestra imaginación… pero veamos lo importante.

¿Qué hacer con el niño?

Una vez que hayáis avisado a la policía y éstos a su vez a los servicios de urgencias, lo que hay que hacer cuanto antes es reducir la temperatura corporal del niño de manera inmediata.

Los expertos en casos de hipertermias o golpe de calor grave recomiendan quitarle la ropa al niño y llevarlo a una zona ventilada y fresca. Intentar rehidratar al niño con soluciones específicas para ello (recordad la hiperhidratación).

Mojar un trapo, una camiseta o algo por el estilo para humedecer el cuerpo del niño, centrándonos en las muñecas y la nuca, hacerle un poco de aire para que se disipe el calor corporal y esperar a los servicios médicos, vosotros en este punto prácticamente habéis hecho todo lo que teníais que hacer.

Si por lo que sea el golpe de calor no es grave pero si ha sido algo como para tener en cuenta, aunque no sea necesario llamar a los servicios médicos para que acudan a toda velocidad en el momento, sí que debéis llevar al niño a urgencias para que lo revisen en profundidad.

Bueno, espero que más o menos os quedéis con lo importante aunque siempre será mejor no tener que utilizar nunca estos conocimientos ya que significaría que todo se ha hecho bien, nadie ha olvidado nada y no hay vidas en peligro. Nosotros seguiremos explicando por aquí como reaccionar ante situaciones cotidianas y ahora en concreto a situaciones relacionadas con el verano, como por ejemplo cómo sacar un coche de la arena de la playa.

Un saludo, La vida cotidiana.

¡Vota este artículo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *